ES NOTICIA EN ABC

Supervivientes Los motivos que explican el abandono de Violeta de «Supervivientes»

La concursante tuvo que poner rumbo a España para evitar que sus problemas de salud fueran a más

Violeta abandona «Supervivientes» por el empeoramiento de su estado de salud

Supervivientes: Colate abandona momentáneamente el concurso por problemas de salud

Violeta, totalmente desolada, tras saber que debe de abandonar «Supervivientes»
Violeta, totalmente desolada, tras saber que debe de abandonar «Supervivientes» - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Violeta recibió el pasado martes una dura noticia: debía de abandonar «Supervivientes» por motivos médicos. Después de tener que abandonar la supervivencia el jueves durante la gala, los médicos han valorado que lo mejor que puede hacer es poner rumbo a España para recuperarse completamente.

Durante todos estos días, el equipo médico de «Supervivientes» le ha estado realizando todas las pruebas necesarias para realizar un exhaustivo diagnóstico del cuadro clínico de Violeta. Y, tras analizar todas las pruebas han decidido que no puede continuar en las duras condiciones en las que concursan en «Supervivientes».

En directo, el programa le comunicó a Violeta que debía de regresar a España y que su participación en «Supervivientes» había llegado a su fin. La extrema delgadez y la mala cara que presentaba después de 54 días de supervivencia mostraban que no estaba pasando por un buen momento de salud, a pesar de su insistencia en poder continuar en el concurso. La organización se mostró tajante al respecto, pero dejaron la puerta abierta a que pudiera regresar en el momento en el que estuviera en perfectas condiciones y que, en todo caso, las puertas de la siguiente edición de «Supervivientes» estaban abiertas para ella. Pero, ¿qué le sucede a Violeta para tener que regresar a España?

La organización no informó en ningún momento a los espectadores de lo que le sucedía a la superviviente, pero la propia Violeta era conocedora del origen de sus dolencias: la vesícula. Así se lo comunicó a Fabio cuando tuvo la oportunidad de despedirse en persona. «Me vuelvo a España. Me obligan por la vesícula. Yo quería ganar, gordi», decía entre lágrimas Violeta, para posteriormente decir que dicho órgano «no aparece ni en los libros del cuerpo humano».

La vesícula biliar es un pequeño órgano con forma de pequeña pera que se sitúa en el lado derecho del abdomen, debajo del hígado. Su función es la de acumular la bilis que se libera en el intestino para digerir los alimentos grasos. Un problema en la vesícula no supone un problema en la bilis, ya que su función únicamente es la de almacenar la secreción, que proviene del hígado, mientras no comemos.

Una operación sencilla

La vesícula puede presentar, generalmente, dos problemas: la colecistitis, que es una inflamación que produce fiebre, vómitos, náuseas y dolor en el abdomen; y cálculos biliares, con unos síntomas similares. Generalmente, los cálculos pueden desencadenar en la inflamación, y en ambos casos lo mejor es extirpar la vesícula. La operación, que se realiza por métodos poco invasivos, rara vez presenta complicaciones, y su recuperación es muy rápida. De hecho, el paciente suele recibir el alta médica al día siguiente de la intervención.

Cuando la vesícula es extirpada, el paciente puede hacer vida normal el resto de su vida. Deberá seguir una dieta equilibrada durante su recuperación, que no dura más de un mes. Pasado ese tiempo, el paciente puede ingerir comidas grasas que antes de la intervención tenía prohibidas. Durante ese tiempo es normal sentir molestias en el abdomen, ya que otra parte del aparato digestivo, el colédoco, asumirá las funciones de almacenamiento de la vesícula, y dicho dolor significa el aumento del tamaño de dicho órgano.

Al mismo tiempo, el paciente siente alivio desde el primer momento en el que se le extirpa la vesícula, ya que los dolores, que Violeta afirmó haber silenciado durante su participación en el concurso, son muy intensos y característicos. De hecho, la ingesta de pescado, que suele tener concentración de grasas, junto al coco, almendras o mariscospueden no ser los alimentos ideales para una persona con una vesícula enferma, como Violeta. Además, tampoco es positivo para evitar los cálculos biliares que el paciente pierda peso de forma brusca, algo a lo que Violeta ha estado expuesta desde el primer día en «Supervivientes».