ES NOTICIA EN ABC

Chelo García Cortés: terrible infancia, enormes deudas y un gran amor

La colaboradora de «Sálvame» y actual superviviente ha tenido unas vivencias dignas de publicarse en un libro

Chelo García Cortés, en su foto promocional para «Supervivientes»
Chelo García Cortés, en su foto promocional para «Supervivientes» - MEDIASET ESPAÑA
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Chelo García Cortés (67) ha sido uno de los grandes fichajes de la nueva edición de «Supervivientes». La habitual colaboradora de «Sálvame» había pedido en infinidad de ocasiones participar en el concurso, pero ha sido en la edición de 2019 cuando sus plegarias han sido escuchadas. Lejos de lo que pudiera parecer, la vida de la periodista ha estado marcada por la desgracia y las historias tremebundas: una infancia terrible, seguida de una carrera profesional marcada por la televisión, sus amistades —y sobre todo enemistades—, sus deudas con Hacienda, las humillaciones en público y tres historias de amor han condicionado su vida.

Chelo García Cortés nació en Orense (Galicia) en el año 1951. Cuando tan solo tenía tres meses su familia se trasladó a Madrid, lugar en el que vivió hasta que cumplió los 16 para regresar de nuevo a su tierra. Sin embargo, en ese momento su vida ya se había truncado. Chelo García Cortés había dejado de ser la niña feliz que la había caracterizado después de uno de los momentos más complicados de su vida: el suicidio de su madre. Era la propia periodista la que se atrevía a hablar del tema en una entrevista íntima a la revista «Semana»: «Fue una época muy dura, menos mal que mi padre se dedicó a mi hermano y a mí», recordaba Chelo, al tiempo que hablaba de cómo fue su madre antes de tomar la terrible decisión de quitarse la vida.

«Era una mujer bellísima pero por desgracia, su sistema nervioso no era estable, lo que motivó que pasara tiempo ingresada en Vigo y en López Ibor de Madrid. A veces venía unos días a casa y su muerte se produjo en uno de esos días en los que estaba de visita», aseguraba en la entrevista. «Me enfadé con el mundo. La disfruté muy poco. Me volví dura para la edad que tenía —afirma Chelo— y sobre todo no entendía cómo la Madre Superiora de mi colegio me pudo decir: "Tu mamá se ha muerto y va a ir al infierno porque se ha suicidado". No es fácil de digerir». Sin embargo, aunque en su momento estuvo tremendamente enfadada con ella, consiguió perdonarla tras mucho esfuerzo.

Con 16 años regresó a Orense, para acudir a los brazos de su abuela después de que su padre hubiera rehecho su vida con una nueva mujer. Gracias a la presencia de su abuela, la pequeña Chelo García Cortés empezó su andadura en los medios de comunicación. Se trasladó a Cataluña a estudiar Periodismo, carrera en la que se licenció en la Universidad Autónoma de Barcelona. Siendo todavía muy joven, dio sus primeros pasos en una radio de su Ourense natal: primero la recibieron en la sindical La voz de Miño, para posteriormente dar el salto a Radio Popular.

Un par de años más tarde, en 1975, la emisora catalana Radio Miramar llamó a Cortés para incorporarse a su plantilla, y poco a poco empieza a meter cabeza dentro del mundo del panorama social. En 1976 la revista ¡Hola! publica el primer reportaje que contaba con su firma. Años después fichó por la revista Diez Minutos, en donde contó con una sección propia. También fue reclamada por Paco Lobatón para colaborar en su programa de Cadena Catalana y, finalmente COPE se convirtió en su casa, contando con ella para las mañanas de Antonio Herrero.

La televisión es el medio de su vida

La televisión es el medio en el que más popularidad y reconocimiento ha cosechado Cortés. En 1997 inició su aventura en la catalana TV3, en el espacio «Les 1000 i una». Pero en menos de un año llamó la atención de Ana Rosa Quintana, quién consiguió llevarse a la gallega como colaboradora a «Sabor a ti», en Antena 3. Hasta el final del programa, Cortés colaboró en el espacio, pero con la salida de Quintana de la cadena, Chelo García Cortés encontró un nuevo lugar en «DEC».

Chelo García Cortés en el plató de «DEC»
Chelo García Cortés en el plató de «DEC» -

Durante ocho años ocupó uno de los sillones giratorios del programa, pero, cuando el espacio conducido por Jaime Cantizano estaba a punto de llegar a su fin, decidió buscar una nueva salida profesional —con el permiso de Ana Rosa Quintana, productora del espacio—, y la encontró en Telecinco. De la mano de «Sálvame», tanto en su formato diario como en el nocturno, Chelo García Cortés ha continuado en el primer plano de la vida televisiva. De hecho, gracias a sumarse a Mediaset España, ha conseguido ser una de las presentadoras de las últimas campanadas de Nochevieja de la cadena, entrar en el reality express «Sálvame Okupa» y, en última instancia, entrar en «Supervivientes».

Endeudada de por vida

A pesar de que no ha parado de trabajar prácticamente en ningún momento, la situación económica de Chelo García Cortés es muy preocupante. Ella misma se ha referido al tema en público, entre lágrimas, reconociendo incluso que la deuda es tan grande «que aunque tuviese 20 años menos, no vería futuro de solución». Tal y como ha desvelado la revista Lecturas, la deuda que tiene Chelo García Cortés con el fisco asciende a los 1.400.000 euros.

Chelo García Cortés hablando de su deuda en «Sálvame»
Chelo García Cortés hablando de su deuda en «Sálvame» - MEDIASET ESPAÑA

De este total, 624.150 euros los debe a la Agencia Tributaria, que ya habría embargado el 50% de la casa que se encuentra a nombre de la gallega. Además, sobre esta parte se le suma otro embargo por un valor de 56.156 euros. Sobre las casas familiares también pesan hipotecas por un valor de 671.313 euros, junto a una línea de crédito de 60.770 euros y una deuda a un prestamista de 70.000 euros. Por esto, la publicación afirma que sus participación en el reality de Honduras tiene mucho que ver con el impresionante montante que debe, y que, de hecho, Hacienda le ha embargado el 70% de su sueldo. Pero, ¿cómo es posible que se haya visto Chelo García Cortés en esta situación? Por vivir «por encima de sus posibilidades», según su compañera Mila Ximénez, y por gastar «a manos llenas», según José Manuel Parada.

Con una deuda tan importante a sus espaldas, la situación económica de la periodista ha estado pendiendo de un hilo, algo que ha provocado que tenga que aceptar prácticamente cualquier petición por parte del programa en el que colabora habitualmente. Sabe que si empieza a negarse a entrar en el juego, puede llegar a perder mucho más que un trabajo. En los últimos años, de hecho, hemos visto a Chelo García Cortés disfrazada de Snoopy, de Pinocho, de Ghandi, de Arancha Sánchez Vicario, Carmen Miranda o incluso de tarta de cumpleaños en «Sálvame» diario. Pero no solo de disfraces ha ido la cosa: también ha soportado al resto de sus compañeros señalándola continuamente por no manifestarse durante el programa e, incluso, se ha llegado a ver a Cortés en el dentista después de perder dos piezas dentales en una aparatosa caída el pasado verano.

Chelo García Cortés, convertida en tarta por el cumpleaños de Bárbara Rey
Chelo García Cortés, convertida en tarta por el cumpleaños de Bárbara Rey - MEDIASET ESPAÑA

Su enemistad con Isabel Pantoja

Si alguna amistad había dado más de qué hablar en «Sálvame», esa ha sido la que hubo en su día entre Chelo García Cortés e Isabel Pantoja. La relación entre ambas comenzó siendo algo profesional, cuando la periodista era la encargada de realizar todos los reportajes que la tonadillera protagonizaba en la revista ¡Hola! Poco a poco ambas fueron dejando a un lado la faceta profesional para irse acercando más personalmente. La amistad era tal entre ambas que era habitual contar con la gallega en las celebraciones de Cantora. Quedaban con asiduidad a comer e, incluso, los hijos de la artista mantenían una relación casi familiar con la colaboradora. Chelo García Cortés salía constantemente en defensa de su amiga cada vez que era cuestionada en público en su presencia. Pero todo se truncó en el año 2012.

Por aquella época, la hija pequeña de la artista, Chabelita, estaba saliendo con su por entonces novio, Alberto Isla. La relación entre la menor y la periodista era tan estrecha que la pequeña le pidió a Chelo que le dejase su casa de Madrid para estar a solas con Isla. A pesar de que tan solo tenía 16 años, Chelo García Cortés concedió el deseo a Chabelita, todo esto a espaldas de la madre. En el momento en el que esto llegó hasta los oídos de la tonadillera, la cantante cortó por completo la relación con la colaboradora.

Parada, Bárbara Rey y Marta Roca: sus grandes amores

Un total de tres relaciones sentimentales son las que más han marcado —al menos públicamente— la vida de Chelo García Cortés. José Manuel Parada fue el primer gran amor de la periodista. En 1974 comenzó una relación con el presentador, que se extendió durante una década. Aunque, tal y como confesó Chelo, en aquella época no quisiera casarse con el presentador, reconocen ambos que entre los dos quedó una relación muy fluida tras la ruptura.

La de Bárbara Rey fue una relación que se mantuvo en secreto durante muchísimos años. Fue en un polígrafo cuando la colaboradora contestó a una pregunta y saltó la historia a la luz. Conchita, según los resultados, dejó ver que entre la vedette y la periodista hubo algo más que una amistad. «Tu y yo, Chelo, hemos tenido una noche de amor», aseguró Rey a la siguiente semana en «Sálvame deluxe», confirmando que entre las dos hubo relaciones, pero tan solo de una noche. Al tiempo fue el propio Parada el que reconoció que, en alguna ocasión, también formó parte de las relaciones íntimas entre la colaboradora y la vedette.

Sin embargo, el gran amor de Chelo García Cortes es su actual pareja, Marta Roca. Ajena hasta hace poco más de un mes de los ojos del público, Roca conquistó el corazón de la colaboradora, quién no se ha podido separar de ella hasta la llegada de «Supervivientes» a sus vidas. Junto a Marta, Chelo es tremendamente feliz. Su salida al ojo público tuvo lugar hace menos de mes, animada por la propia Cortes, al conceder una entrevista en «Sábado deluxe». Este movimiento de la pareja tuvo lugar, tal y como se ha sabido, por la delicada situación económica en la que está Cortés. Entre 18.000 y 20.000 euros se habían embolsado con la entrevista, según El Español. Pero, además, Marta es actualmente la defensora en plató de Cortés durante su estancia en Honduras, por lo que la veremos todavía durante una temporada en televisión.