Es Noticia
Federico Marín BellónFederico Marín Bellón

Crítica de «Predator»: Interesante mirada retro

«A "Predator" se va como al «Un, dos, tres», a jugar, a no quedarse dormido y a reírse de la pandilla encargada de salvar a la humanidad»

Escena de «Predator»
Escena de «Predator»
Actualizado
Enviar noticia por correo electrónico

Es cómico lo que hacemos con los títulos en España. Ni los traducimos ni respetamos el original. «The predator» es ahora «Predator». Sabemos idiomas, pero sin exagerar. En los buenos tiempos de Schwarzenegger, cuando aún resonaba el discurso de Garci con su inglés de academia de barrio, el título, que sí era «Predator» a secas, fue convenientemente traducido. Pero hemos cambiado menos de lo que creemos. La mayoría del público verá esta película doblada. Y si la saga revive después de tantos intentos fallidos, diga lo que diga la taquilla, es porque Shane Black es, antes que director, un escritor de los de antes, amante de los clásicos y autor de alguno moderno. El tipo se ha forrado con otra franquicia, «Arma letal» -cuya verdadera munición son los diálogos-, y sabe que por mucho que los bicharracos sean más letales que nunca, lo importante es que la historia fluya y los personajes sepan nadar. Algunos lo hacen con la boca cerrada y los más diestros mientras sueltan bocanadas de humor. Quizá por casualidad, «Arma letal» y «Depredador» se estrenaron el mismo año.

De aquellos tiempos desenfadados y algo horteras desciende directamente esta película. Algunos críticos han señalado la inverosimilitud del guion, como si alguien capaz de entrar en una multisala cargado de calorías pudiera pensar que la historia va a engrosar el neorrealismo tardío. A «Predator» se va como al «Un, dos, tres», a jugar, a no quedarse dormido y a reírse de la pandilla basura encargada de salvar a la humanidad.

El reparto también es astuto, además de efectivo, y está a tono con los tiempos, cuajado de actores famosos gracias a las series de televisión. Y lo mejor de todo, si el espectador ignora la prehistoria del monstruo y se entera de los guiños peor que un jugador de ajedrez, en dos minutos se pondrá al día.

[Hablamos con Olivia Munn: «Si el Gobierno tuviera contacto extraterrestre, Trump lo habría desvelado ya»]