El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a su llegada a la Corte de Magistrados de Westminster en Londres (Reino Unido) tras su detención
El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, a su llegada a la Corte de Magistrados de Westminster en Londres (Reino Unido) tras su detención - EFE
EDITORIAL ABC

Todas las mentiras de Assange

Actualizado:

Los millones de ciberataques de los que fue objeto el Gobierno de Ecuador después de que el presidente Lenín Moreno decidiera revocar la condición de asilado al fundador de Wikileaks, Julian Assange, son una prueba de lo que se esconde tras esa máscara de luchador por los derechos cívicos con la que se ha parapetado este personaje estrafalario y gamberro. Quien se presentó inicialmente como una especie de justiciero universal, encargado de presionar a los gobiernos de los países libres hacia una mayor transparencia, en realidad no tenía más objetivo que debilitar sus instituciones, siempre -como se ha demostrado posteriormente- al servicio de potencias totalitarias. El Gobierno de Ecuador estaba obligado a rectificar la decisión de proteger a Assange en su Embajada en Londres, desde la que, como hoy explica Moreno en una entrevista que publicamos en la sección de Internacional, este se dedicaba, entre otras cosas, a interferir en la política española, utilizando sus plataformas para aumentar y extender la propaganda más tóxica de los independentistas catalanes.

Durante un tiempo, una parte de la opinión pública occidental llegó a creer que Assange y Wikileaks representaban un verdadero interés cívico. Con el tiempo, la realidad ha demostrado que detrás de esta fachada no había tal, sino solamente una gigantesca maniobra contra las democracias liberales. De hecho, en todos estos años no se ha visto que estos medios difundieran ni una sola denuncia o revelación sobre la corrupción o los crímenes de dictaduras o de regímenes despóticos. Assange debería celebrar la suerte que tiene, porque ha de resolver sus problemas con la Justicia en un país democrático, y no en uno de los que le ha estado utilizando para sus execrables fines.