TRIBUNA ABIERTA

Palestina, la vía para la independencia de Cataluña

«Hay una posibilidad real de que Israel resolviese reconocer a Cataluña como estado. ¿Por qué no lo iba a hacer en ese caso?»

Actualizado:

¿POr qué está obsesionado Podemos por el reconocimiento de un estado palestino que no existe? Creo que la operación de reconocimiento de España de un estado palestino inexistente y la insistencia de Podemos en este tema tiene tres objetivos de gran calado: aprovechándose de que la Administración Sánchez necesita del apoyo de Podemos, el grupo de Pablo Iglesias, que nació patrocinado por Irán, está usando su evidente palanca ante este Gobierno en los asuntos que le resultan prioritarios. Y este, evidentemente, siempre ha estado entre sus objetivos recurrentes.

¿Por qué? Analicemos las consecuencias que esta decisión podría tener, con un calado mucho más profundo del que salta a la vista, para avanzar algunos fines del programa chavista para España:

1. Podemos pagaría con ello una de las exigencias de sus patrones iraníes.

2. La extrema izquierda conseguiría que España se distanciase de los Estados Unidos, incluso del núcleo de la UE, en un asunto relevante y acabase alineada en un eje de extremismo bolivariano.

3. Hay una posibilidad real de que Israel resolviese reconocer a Cataluña como estado. ¿Por qué no lo iba a hacer en ese caso? La Administración Netanyahu ha establecido en los últimos tiempos la aplicación de principios de reciprocidad y simetría en sus relaciones como mejor medio para ser respetado.

Esto a su vez, permitiría a la formación de Pablo Iglesias (a día de hoy empleado de los mullahs iraníes vía su canal Hispan TV) alcanzar tres victorias:

1. Las relaciones de España con Israel estarían definitivamente perdidas.

2. Pondría el bienestar de los judíos españoles en grave peligro, perderíamos todos nuestros apoyos, nos pondría en la diana y seríamos definitivamente excluidos de la vida social, económica, política y civil en nuestro país (el sueño de cualquier antisemita).

3. El efecto dominó del primer reconocimiento internacional de un ficticio estado catalán tendría consecuencias imparables para la situación secesionista en España y nuestra estabilidad constitucional e institucional.

Esto es importante para cualquier judío español. Primero, porque el destino de nuestro país es tan relevante como para cualquier ciudadano. Pero además de las consecuencias gravísimas que he mencionado, los que luchamos contra el antisemitismo en España sabemos que la destrucción del Estado de Derecho que nos protege, basado en la estabilidad de nuestras instituciones democráticas, nos dejaría a la intemperie de abusos y discriminaciones. De ahí nuestra lealtad con la España constitucional.

Por supuesto que ese reconocimiento israelí no tendría que ser total e inmediato, pero cualquier gesto en ese sentido del Gobierno de Bibi, como digo perfectamente justificado bajo esas circunstancias, lograría lo que quiere Podemos.

Aunque Pablo Iglesias y su cuadrilla no son tan inteligentes como para diseñar este plan, su análisis del zigzagueo y desorientación del Gobierno de España en algunos asuntos importantes les haría concluir que podrían conseguir el anuncio de ese reconocimiento de un estado palestino como resultado de otra de las conocidas decisiones voluntaristas, impulsivas e irreflexivas de Sanchez y sus ministros.

No, la banda de Iglesias no es tan sutil como para urdir este plan; ellos sólo son intuitivos. Pero sus patrones de Teherán sí lo son.

Ángel Más es presidente de Acción y Comunicación en Oriente Medio (ACOM)