Editorial ABC

Los grandes héroes de España

Una nación que no recuerde y honre a sus víctimas está condenada al fracaso

ABC
Actualizado:

España, a través de sus representantes públicos en el Congreso, rindió ayer un sentido y merecido homenaje a las víctimas del terrorismo, tal y como viene sucediendo desde el año 2010, cuando se instauró el 27 de junio como fecha para conmemorar a todos aquellos que habían sufrido la barbarie y sinrazón de esta particular lacra. Y, dentro de este apartado, merecen una especial mención las víctimas de ETA, cuyos fallecidos suman más de 850, sin contar los miles de heridos y amenazados que dejaron tras de sí cincuenta años de violencia y fanatismo. Estos y no otros son los verdaderos héroes del fin de la banda etarra, pues fueron ellos los que pagaron con su vida y sufrimiento la lucha de todos los españoles por defender el marco de derechos y libertades que consagra la Constitución frente a quienes pretendían su destrucción por la vía de las armas.

Una nación que no recuerde y honre a sus víctimas está condenada al fracaso. De ahí que Marimar Blanco, presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, acertara de lleno en su discurso al tildar de vergonzosa e inaceptable la infame entrevista que protagonizó un día antes el líder de Bildu, Arnaldo Otegi, en TVE. Y no solo porque este terrorista confeso se negara de nuevo a condenar a ETA o a pedir perdón a sus víctimas, lo cual ya resulta inadmisible, sino porque servir de altavoz a sus despreciables palabras, valiéndose además del dinero de todos los españoles, resulta contrario a los valores democráticos y un profundo insulto a los que sufrieron el azote terrorista. Y todo ello con el único fin de blanquear a los proetarras de Bildu por si Pedro Sánchez tiene que valerse otra vez de ellos para seguir en La Moncloa.