Editorial ABC

El gran legado de José Manuel Maza

Su actuación como máximo responsable de la Fiscalía frente al desafío separatista es histórica y gracias a las querellas por él firmadas no habrá impunidad para los golpistas

Actualizado:

José Manuel Maza ha entregado a su sucesor, sea quien sea el que proponga el Gobierno, el legado de un Ministerio Fiscal a la vanguardia de la defensa de la Constitución y de los derechos y libertades de los españoles. Su actuación como máximo responsable de la Fiscalía frente al desafío separatista es histórica. La sucesión de querellas del Ministerio Público contra los responsables del movimiento insurreccional en Cataluña ha abierto un camino legal sin marcha atrás por el que nadie había transitado, confeccionando unas acusaciones extremadamente difíciles, como la de rebelión y sedición, y dando a la defensa de la Constitución un refuerzo penal inédito. Gracias a la determinación y a la iniciativa de Maza, el secesionismo catalán está recibiendo el reproche que merecía en los tribunales penales. Como él mismo declaró en una entrevista, lo que estaban haciendo los independentistas no era política, «era delito». Aquella gratuita reprobación que recibió Maza del Congreso de los Diputados, alimentada por una manipulación interesada de las tensiones internas de la Fiscalía, queda hoy relegada frente al excelente resultado de lo que apenas ha sido un año de mandato, quebrado por su muerte inesperada.

El fallecimiento súbito de José Manuel Maza, excelente jurista comprometido con los valores del Derecho y la Justicia, descarga en el Gobierno la responsabilidad de designar un sucesor que garantice tanta confianza y seguridad como él en la dirección del Ministerio Fiscal y de las acciones penales contra los responsables del golpe separatista. No es fácil asumir ni ejercer la jefatura de la Fiscalía y a veces exige tomar decisiones que chocan con intereses corporativistas, lo que aconseja que el fiscal general no sea en todo caso un fiscal en activo. La libertad de criterio frente a presiones internas debe ser una condición imprescindible del sucesor de Maza, quien debe combinar el reconocido prestigio como jurista que exige el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal con dotes suficientes para el mando de un cuerpo de funcionarios situado en primera línea de la atención informativa, con un enorme poder de influencia a través de la dirección de la policía judicial y del ejercicio de las acciones penales.

La transición en la Fiscalía General del Estado debe ser rápida, porque una institución como el Ministerio Público, de rango constitucional, ha de tener una dirección estable, sin provisionalidad. El momento es crítico porque el Ministerio Fiscal es un factor de vertebración de la acción de la Justicia y, en este momento, la Justicia está depurando las responsabilidades del segundo golpe anticonstitucional perpetrado desde 1978. Gracias a las querellas firmadas por José Manuel Maza, no habrá impunidad para los rebeldes separatistas.