El barrizal positivista

Es el positivismo el que niega que la comunidad política sea una realidad natural y la convierte en un artificio

Juan Manuel de Prada
Actualizado:

Para captar la magnitud del barrizal positivista, conviene leer cierto pasaje de santo Tomás donde se nos propone un criterio infalible para determinar el objeto de protección de las leyes, basado en las inclinaciones elementales del ser humano. La primera de estas inclinaciones, que el hombre comparte con todo lo que existe, es la conservación de su ser; de ahí que las leyes deban conservar la vida del hombre e impedir lo contrario. La segunda de estas inclinaciones, que el hombre comparte con los demás animales, es la procreación; de ahí que las leyes deban garantizar la unión de los sexos y la consecuente protección de la prole. La tercera de estas inclinaciones, específica del hombre, es la inclinación a

Juan Manuel de PradaJuan Manuel de PradaEscritorJuan Manuel de Prada