Salvar el planeta a punta de lapicero
Salvar el planeta a punta de lapicero - ECOEMBES

Salvar el planeta a punta de lapicero

El proyecto de educación ambiental Naturaliza llegará en este curso a cerca de medio millar de centros escolares

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

No se extrañe si en este nuevo curso su hijo le explica cómo hay que reciclar, cómo consumir menos luz o cómo serán los envases del futuro. Preguntas y respuestas sobre el cambio climático, el reciclaje, la biodiversidad, el consumo responsable o la economía circular no faltarán este año en sus mochilas gracias a Naturaliza. El gran proyecto de educación ambiental de Ecoembes ha abierto su participación a las aulas de Primaria de toda España. Y para el nuevo curso que está a punto de comenzar se han inscrito más de 600 profesionales de la enseñanza y cerca de medio millar de colegios.

Después de una fase piloto, Naturaliza da su primer gran salto para seguir fomentando la presencia del medio ambiente de forma transversal en el currículo escolar y promover la creación de una nueva competencia ambiental. «La protección del medio ambiente y la prevención del cambio climático pasan por la definición de una educación ambiental ambiciosa y activa. Es una necesidad. El objetivo no es solo que los niños reciclen, sino que conozcan y amen la naturaleza. Sólo así se sentirán parte de ella y actores principales de su protección», señalan desde Ecoembes, organización medio ambiental sin ánimo de lucro que coordina el reciclaje de envases en España.

Como pieza clave, los docentes, que tienen acceso a una plataforma de formación on line sobre medio ambiente e innovación pedagógica. Conocimientos que pueden implantar en el aula gracias a una biblioteca de recursos y que pueden aplicar a los contenidos curriculares. Se completa con toda una apuesta por la educación experiencial y, como imprescindible, el contacto con la naturaleza fuera de las aulas.

Un proyecto pensado para su aplicación a nivel nacional y abierto a docentes de primaria de centros educativos públicos, concertados y privados, independientemente de la metodología educativa que desarrollen. Una gran iniciativa resultado de más de tres años de trabajo de reflexión y de colaboración con una treintena de expertos del ámbito de la educación y el medio ambiente, -entre ellos, personalidades como Javier Urra, Javier Benayas, Roser Batlle, organizaciones como Bosquescuela o el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM)- así como de reuniones y jornadas de análisis con docentes.

Primeros frutos: más conciencia ecológica

Durante su fase piloto se ha llevado a cabo el estudio «Conciencia ecológica en la infancia. Efectos del programa Naturaliza en la población escolarizada», realizado por José Antonio Corraliza, catedrático de Piscología Ambiental de la Universidad Autónoma de Madrid y Silvia Collado, de la Universidad de Zaragoza. Los resultados demuestran que el programa está consiguiendo buena nota: los alumnos que han declarado que se debe cuidar mejor las plantas y los animales han aumentado en un 25,2% y un 9,5% más cree que estos son importantes para el hombre y un 8,4% más señala que nuestra vida cambiaría si no existiesen.

Además, promueve las creencias ecológicas ya que un 10% más considera que las plantas y animales tienen el mismo derecho a vivir que las personas, aumenta en un 6% los escolares que piensan que se obtienen malos resultados cuando se hacen cosas sin tener en cuenta la importancia de la naturaleza y un 5% más está de acuerdo en que podríamos parar la destrucción de la Tierra. Para ello son claves los gestos cotidianos, y el estudio también ha demostrado que en el día a día Naturaliza tiene efectos sobre el comportamiento de los niños.

Un 3,5% más de los alumnos usan el papel por las dos caras para no derrochar y un 9,2% más apaga la luz cuando es el último en salir de clase o de una habitación. El estudio también destaca que los más pequeños registran puntuaciones significativamente más altas en afinidad hacia el medio ambiente y creencias ecológicas que los más mayores. Desde Ecoembes señalan que «los primeros resultados son muy prometedores y con el apoyo de las instituciones y la comunidad educativa seguiremos en este camino».