Una mujer deposita una bolsa de basura en un contenedor amarillo
Una mujer deposita una bolsa de basura en un contenedor amarillo - ECOEMBES

El reciclaje bate récords

Ecoembes presenta hoy los datos de reciclaje en España: la colaboración ciudadana con el reciclaje de envases en los contenedores amarillo y azul crece más de un 12% en 2018

Charo Barroso
Actualizado:

El aumento del reciclaje de envases redunda en beneficios ambientales cuantificables en ahorro de materias primas, energía, agua y reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. También genera empleo. La sociedad española ha demostrado en 2018 que su firme compromiso con el reciclaje de envases domésticos está en auge. El pasado año se experimentó un espectacular crecimiento, según los últimos de reciclaje en España presentado hoy por Ecoembes, la organización que coordina el reciclaje de envases en España. Cada ciudadano separó y depositó en los contenedores amarillos de la calle envases de plástico, latas y briks hasta los 15,7 kilos, lo que supone un aumento del 12,3% en relación con 2017.

El crecimiento es el equivalente a la suma de los tres años anteriores, mientras que el consumo subió un 2,3%. Esta cifra representa un dato histórico en los 22 años que España lleva reciclando estos envases. ¿Cuál es el motivo? Sin duda el aumento de la conciencia ambiental de los españoles y la enorme preocupación que provoca la contaminación causada, entre otros, por los plásticos.

Los contenedores azules se han llenado un 12,4% más que en 2017: 18,1 kilos de envases de papel y cartón por cada ciudadano. La subida en el reciclaje de envases domésticos se da en todas las Comunidades Autónomas. El compromiso ambiental se traduce en unas cifras espectaculares: el año pasado se reciclaron 1.453.123 toneladas de envases, que deja la tasa de reciclaje en el 78,8%, muy por encima del 65% que exige la UE para 2025.

Por tipo de material, los envases de plástico llegaron a una tasa de reciclado del 75,8%, seis puntos más que en 2017; los envases metálicos, como latas de refrescos o conservas, alcanzaron el 85,4%; mientras que los envases correspondientes al contenedor azul, los de papel y cartón, tiene una tasa del 80%.

Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, explica que el aumento del reciclaje se debe a la concienciación ciudadana: «En 2018, el hábito diario de reciclar se ha disparado, a la vez que se ha afianzado el modelo actual de reciclaje, un modelo que suma, que implica e involucra a todos y en el que los ciudadanos confían». ¿Y dónde está el techo? Ignacio González, presidente de Ecoembes, lo tiene muy claro: «Queremos y debemos llegar a una sociedad 100% recicladora, y eso empieza por la reducción en la producción de envases, por hacerlos más sostenibles y más fácilmente reciclables».

El Estudio de Hábitos del Reciclaje de los Españoles, que confecciona todos los años el Instituto Apolda para Ecoembes, muestra el secreto del éxito: 37 millones de ciudadanos declaran que separan sus envases diariamente. Para que se pueda realizar esta tarea con mayor facilidad, el año pasado se instalaron más de 10.000 nuevos contenedores amarillos y azules, sobre todo en aquellas zonas donde era más necesario el refuerzo. En total, hoy en día hay 601.144 contenedores (383.974 son amarillos y 217.170, azules), lo que da una media de un contenedor por cada 162 habitantes.

El refuerzo en las infraestructuras requiere una alianza de todas las partes implicadas. Por eso se ha trabajado de manera conjunta con los 8.131 ayuntamientos con los que colabora Ecoembes. Son estos municipios los encargados de recoger los envases y responsabilizarse de que lleguen a una de las 95 plantas de selección que existen en España. Aquí son tratados y posteriormente enviados a las instalaciones de los recicladores para ser convertidos en materia prima.

Otro de los objetivos de Ecoembes es lograr que el reciclaje sea más accesible también en aquellos lugares después del propio hogar donde los ciudadanos pasan más tiempo. En total se instalaron 7.400 nuevos puntos de reciclaje, hasta llegar a los 37.800, en espacios con alta concentración de personas como estadios deportivos, hospitales, aeropuertos, oficinas, recintos de ocio y locales de hostelería y restauración.

A alcanzar estos datos también contribuyen las 12.486 empresas que ponen envases en el mercado y que, a través del Punto Verde, se encargan del reciclaje de los mismo. Este compromiso empresarial ha favorecido, además, gracias al ecodiseño, el ahorro en los últimos años más de 525.300 toneladas de materias primas en la fabricación de envases.

Invertir en medio ambiente genera resultados para asegurar el futuro del planeta, pero también beneficios económicos tangibles. Las 1.453.123 toneladas de envases domésticos recicladas en 2018 han permitido ahorrar 1,45 millones de toneladas de materias primas. Este ahorro sirve para mantener el aire más limpio, pero además ha evitado la emisión de 1,6 millones de toneladas de CO2 a la atmósfera, lo que equivale a 8.200 vuelos entre Madrid y Canarias. Pero hay más. El reciclaje ha servido para reducir el gasto de energía en 6,21 millones de MWH y el consumo de agua en 20,3 millones de m3.

Contenedores amarrillo y azul
Contenedores amarrillo y azul - ECOEMBES

¿Y los planes para este año? Ecoembes prosigue con su labor de acercar el reciclaje a los ciudadanos con distintas líneas de actuación que tienen su máxima expresión en la instalación de 2.500 nuevos contenedores y papeleras para reciclar. Busca esta organización mayor conexión con los hábitos de los ciudadanos y mejores alianzas con las empresas para que sean más responsables en la producción de envases sostenibles.

TheCircularLab, apuesta por la innovación

En el ADN de Ecoembes figuran la tecnología y la innovación como motor del cambio. Por eso se promueven estos conceptos para su uso en los procesos de diseño, recogida, selección y reciclado de los envases, y también en la información a los ciudadanos sobre cómo separarlos para su posterior reciclaje. Aquí destaca TheCircularLab, el centro de innovación en materia de economía circular, en el que se desarrollaron hasta 195 proyectos de este tipo. Con el propósito de ayudar al ciudadano a reciclar más y mejor, se lanzó A.I.R-e, el primer asistente inteligente de reciclaje, con el que cualquier persona puede obtener respuesta digital y de manera inmediata sobre cómo separar residuos. También se impulsó Reciclaje 5.0, proyecto que conecta al ciudadano con el contenedor para movilizarle y sensibilizarle.

Para facilitar a las administraciones públicas la eficiencia en el proceso de recogida de envases, se han realizado proyectos de innovación que utilizan contenedores inteligentes, camiones sonorizados o detectores de llenado, entre otras herramientas. En este apartado se encuentra la plataforma Smartwaste, desarrollada también en TheCircularLab con el objetivo de centralizar los datos de gestión de residuos municipal obtenidos con distintas fuentes como sensores, redes sociales, encuestas, censos y satélites.

En el ámbito empresarial se ha seguido impulsando la apuesta por ecodiseño y la reducción de la cantidad de materia prima que se usa en la fabricación de envases para cambiarlos por materiales más sostenibles. TheCircularLab ha desarrollado el plástico bio-bio, un nuevo plástico de origen vegetal, reciclable, compostable y biodegradable.

Naturaliza y Libera

La educación es una herramienta idónea para transmitir a la sociedad la importancia del medio ambiente. En este sentido, Ecoembes impulsó el pasado año Naturaliza, un proyecto que pretender introducir la educación ambiental de manera transversal y curricular en todas las etapas educativas. En una primera prueba piloto realizada en Madrid y La Rioja, 195 profesores de 29 centros llevaron a sus 3.000 alumnos una mirada especial sobre el medio ambiente. Para el próximo curso Naturaliza aspira llegar a 500 docentes y 9.000 niños de centros de toda España. Además, junto a SEO/Birdlife, ha declarado la guerra a la basuraleza. Se trata del proyecto Libera: ya son más de 28.000 voluntarios y 740 entidades los que se han sumado a esta lucha. Los resultados: se han recogido 107 toneladas de basuraleza y se han caracterizado 109.000 residuos hallados.