Donald Trump (d), y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un (i), mientras se dan la mano en Singapur
Donald Trump (d), y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un (i), mientras se dan la mano en Singapur - EFE

Trump y Kim Jong-un se volverán a reunir en Vietnam el 27 y 28 de este mes

El presidente de Estados Unidos anuncia esta segunda cumbre en su discurso sobre el Estado de la Unión sin revelar aún la ciudad, que podría ser Hanoi o Da Nang

Corresponsal en Asia Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Ya hay fecha y lugar para la esperada segunda cumbre entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el caudillo de Corea del Norte, Kim Jong-un. Según anunció el propio Trump este martes (madrugada del miércoles en España) durante su discurso sobre el Estado de la Unión, será en Vietnam los días 27 y 28 de este mes. Lo que no desveló es el lugar, pero todo apunta a que podría celebrarse en la capital, Hanoi, o en la ciudad costera de Da Nang, que el presidente estadounidense visitó en noviembre de 2017 para asistir a la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC).

El objetivo de esta segunda cumbre es desatascar el desarme nuclear de Corea del Norte, al que Trump y Kim Jong-un se comprometieron durante su primer encuentro en Singapur en junio del año pasado. A pesar de los gestos de buena voluntad del régimen comunista de Pyongyang, que ha volado su silo de ensayos nucleares de Punggye-ri y desmantelado su rampa de lanzamiento de misiles de Sohae, el proceso se encuentra en punto muerto. El motivo: la negativa de la Casa Blanca a levantar las sanciones económicas sobre Corea del Norte hasta tener un inventario del arsenal nuclear norcoreano. Por miedo a quedarse sin su capacidad defensiva, o al menos sin sus cartas para arrancar concesiones en la mesa de negociaciones, Kim Jong-un se niega a entregar dicho inventario atómico mientras los satélites localizan sus bases secretas de misiles.

Ante el empuje del presidente de Corea del Sur, Moon Jae-in, auténtico muñidor del deshielo de Pyongyang, se abre una nueva oportunidad para seguir con el diálogo en Vietnam. «Como parte de una nueva y valiente y diplomacia, seguimos nuestro histórico impulso por la paz en la península coreana», anunció Trump, quien se vanaglorió de que «si no hubiera sido elegido presidente de EE.UU., estaríamos ahora mismo, en mi opinión, en guerra con Corea del Norte», según recoge «The Washington Post». Aunque reconoció que «queda mucho trabajo por hacer», aseguró que su relación con Kim Jong-un es «buena».

Tras la histórica cumbre que ambos celebraron en Singapur, la primera vez que se veían las caras los mandatarios en ejercicio de ambos países, su encuentro en Vietnam puede reconducir las conversaciones sobre la desnuclearización de Corea. A favor de Vietnam cuenta que es un país comunista con relaciones diplomáticos con el régimen de Kim Jong-un, pero se ha abierto al capitalismo durante las últimas décadas y ha alcanzado un notable desarrollo económico que Pyongyang podría imitar. Aunque Vietnam libró con EE.UU. uno de los conflictos más sangrientos de la Guerra Fría, en los últimos años se ha aproximado a Washington por sus disputas territoriales con el régimen de Pekín en el Mar del Sur de China. Con este morbo histórico y los intereses geoestratégicos actuales, Vietnam se ofrece para poner fin a otro de los conflictos más largos de la Guerra Fría.