Un hombre vota este miércoles en un colegio electoral de Johannesburgo
Un hombre vota este miércoles en un colegio electoral de Johannesburgo - EFE
ELECCIONES

Sudáfrica da un ejemplo de democracia al votar sin incidentes

Los primeros resultados se publicarán el jueves y los definitivos podrían darse a conocer dos días después

Actualizado:

Calma, ambiente festivo y largas colas desde primera hora de la mañana en una jornada electoral histórica en Sudáfrica. Cerca de 27 millones de personas se registraron para votar en los sextos comicios multirraciales del país, que cuenta con un claro favorito, el actual presidente Cyril Ramaphosa. Con la victoria prácticamente asegurada, la incógnita será si recibirá el apoyo necesario para seguir gobernando con mayoría.

La jornada electoral está transcurriendo con tranquilidad y sin incidentes importantes en la mayor parte del país. Un récord de 48 partidos políticos participan en las elecciones nacionales y provinciales, que registran una cifra récord de 26,7 millones de personas registradas para votar (aproximadamente un 75% del electorado). Sin embargo, cerca de 10 millones no se registraron para votar, de los cuales 6 millones son menores de 30 años.

Los colegios electorales abrieron a las 7:00 horas (5:00 GMT) y cerrarán sus puertas a las 21:00h. Transcurrida media jornada electoral, la Comisión Electoral (IEC) expresó su satisfacción por cómo se había iniciado la votación a pesar de que se registraron retrasos puntuales en la apertura de algunos centros de votación, cerca de una veintena de colegios -de más de 22.000- abrieron a media mañana y se confirmó el fallecimiento de un anciano cuando se dirigía a votar. «El 98% de los centro de votación abrieron puntuales. A las 11.30 de la mañana, solo 17 puestos de votación permanecían sin abrir debido a problemas de acceso, 14 de ellos en la costa sur de KwaZulu-Natal», dijo el director electoral de IEC, Sy Mamabolo.

La comisión se enfrentó a algunos desafíos puntuales como la llegada tardía del personal o del material electoral en algunos centros por la dificultad para acceder a los puestos de votación debido a las trincheras en las carreteras como parte de las acciones de protesta. «La IEC les asegura a los votantes que hay disponible un suministro adecuado de todos los materiales, incluidos más de 60 millones de papeletas de votación, y que todos los votantes recibirán asistencia para votar», agregó Mamabolo.

A Sudáfrica le irá bien

El gobierno felicitó a los ciudadanos por el buen comienzo de los comicios. En un comunicado, la directora general en funciones del Sistema de Comunicación e Información del Gobierno (GCIS, por sus siglas en inglés), Phumla Williams, dijo que «el ambiente vibrante en las mesas de votación en todo el país es alentador y confiamos en que estas elecciones formen parte de una tradición de la celebración de elecciones regulares, pacíficas, libres y justas».

Ramaphosa se mostró «confiado» en la victoria de su partido, el Congreso Nacional Africano (CNA), que llegaba a la cita electoral muy dividido y con el índice de confianza en mínimos históricos por la mala gestión de la anterior administración liderada por Jacob Zuma. «Hemos cometido errores, pero lamentamos esos errores y pedimos que nuestra gente vuelva a depositar su confianza en nosotros(…)Vamos a corregir los malos caminos del pasado», dijo el presidente al emitir su voto en Soweto. Estas elecciones son una prueba de fuego para el actual presidente y su partido (fundado por Nelson Mandela), que ha perdido terreno a nivel provincial y municipal. El CNA espera recuperar la confianza de su electorado, frustrado por las injusticias raciales y por la falta de progreso después de 25 años del fin del apartheid.

El último presidente blanco del país FW de Klerk dijo al emitir su voto en Ciudad del Cabo que «al país le irá bien si sale vencedor Ramaphosa y éste cumple sus promesas», De Klerk, figura clave en la liberación de Mandela y el desmantelamiento del apartheid, reconoció que muchos sudafricanos se habían sentido decepcionados con los años, pero podían ser positivos sobre la trayectoria del país: «No todo es oscuridad en Sudáfrica. Hay luz al final del túnel. Si el ANC gana y el presidente Ramaphosa cumple sus promesas, las cosas mejorarán». En la misma línea se pronunció otro expresidente, Thabo Mbeki, quien dijo que quien gane las elecciones deberá estar a la altura de las expectativas.

El líder de la oposición, Mmusi Maimane, también votó en Soweto, donde se crió: «El miedo nos dice que nos quedemos con lo que conocemos, la esperanza dice que traemos un cambio». Maimane, primer candidato negro de la Alianza Democrática (DA, por sus siglas en inglés), espera repetir los buenos resultados de las elecciones municipales de 2016 cuando obtuvo el 22% de los votos. Por su parte, Julius Malema de los Combatientes por la Libertad económica (EFF, por sus siglas en inglés) votó en la ciudad norteña de Polokwane: «Si necesita un cambio, el EFF es el camino a seguir», dijo el controvertido político que fue expulsado del CNA en 2013 y fue entonces cuando formó su partido que hoy la tercera fuerza política en el parlamento sudafricano. En su programa electoral está nacionalizar las minas y bancos, impulsó la reforma de expropiación de tierras sin compensación y jugó un papel capital en hacer que Zuma se responsabilice por gastar dinero en las mejoras de su casa que no estaban relacionadas con su seguridad.

Los primeros resultados oficiales se conocerán el jueves y los definitivos podrían conocerse el sábado aunque la comisión tiene de margen una semana para hacerlos públicos. La ceremonia de investidura está prevista para el 25 de mayo.