El senador Bernie Sanders, que se postula para la nominación demócrata para presidente de los Estados Unidos
El senador Bernie Sanders, que se postula para la nominación demócrata para presidente de los Estados Unidos - EP

El socialista Bernie Sanders no paga a su campaña el salario mínimo que defiende

Los empleados protestan por «salarios de pobreza» mientras el candidato pregona los 15 dólares/hora

Nueva YorkActualizado:

Los trabajadores de la campaña de Bernie Sanders protagonizan una revuelta contra el candidato demócrata a la presidencia de EE.UU. por no cumplir con ellos lo que pregona en su programa: denuncian que reciben «salarios de pobreza» mientras el senador por Vermont -el gran referente del socialismo en EE.UU.- exige que se apruebe un salario mínimo nacional de 15 dólares por hora. En casa del herrero, cuchara de palo.

Las tensiones entre los empleados y el liderazgo de la campaña de Sanders las ha revelado «The Washington Post», que ha tenido acceso a correspondencia entre ambos en negociaciones salariales que arrancaron esta primavera.

El problema está en los trabajadores de campo, el nivel inferior de la estructura de una campaña, solo por encima de los voluntarios. Estos empleados rastrean apoyos, organizan eventos y mítines, recaudan fondos y patean los distritos de sus estados en jornadas de sesenta horas semanales, por un sueldo de 36.000 dólares anuales, lo que equivaldría a una media por debajo de los 13 dólares por hora.

«Dado el compromiso de nuestra campaña por luchar por un salario digno de al menos 15 dólares por hora, creemos que simplemente es justo que la campaña cumpla ese compromiso con su propia plantilla de campo», explica una de las cartas intercambiadas entre trabajadores y el director de campaña, Faiz Shakir.

El aumento del salario mínimo nacional a 15 dólares/hora ha sido uno de los caballos de batalla de Sanders durante años. El senador socialista ha participado en marchas y huelgas con trabajadores de compañías donde reinan los salarios bajos -como McDonalds y Walmart- y con empleados de universidades.

«Si trabajas 40 horas a la semana, no deberías vivir en pobreza», protestó este año el candidato. Pero sus empleados dedican 60 horas semanales y viven ahogados económicamente. «Muchos de los empleados de campo apenas pueden sobrevivir financieramente», lamenta una de las misivas, que responsabiliza de esta situación a que muchos hayan dejado la campaña.

Sanders alardeó de que su campaña era la primera en EE.UU. con los empleados afiliados a un sindicato. En las negociaciones entre campaña y empleados, estos últimos exigieron que su sueldo subiera a 46.800 dólares anuales, y 62.400 para los directores regionales. La contraoferta de Shakir fue de 42.000 dólares, pero el sindicato no estuvo de acuerdo porque tendría que hacer frente a más coberturas sanitarias sin un aumento considerable del salario.

Sanders defendió este fin de semana la compensación salarial de los empleados de su campaña, dijo estar «muy orgulloso» de ser el primer candidato cuyos trabajadores están sindicados y aseguró que reciben «la mejor cobertura sanitaria» en comparación con otras candidaturas. Sin embargo, aseguró estar decepcionado por la decisión de algunos empleados de filtrar las negociaciones a la prensa «para dañar la integridad de este proceso antes de que concluyera».

Shakir anunció este domingo que, mientras continúan las conversaciones con los empleados, se reducirán las horas de trabajo «para que ningún trabajador reciba menos de 15 dólares por hora».