El ministro del Interior italiano, Matteo Salvini - AFP

Salvini vuelve a cerrar los puertos italianos a un barco con «carne humana»

Italia sube el tono de sus críticas, amenaza con no asistir a la cumbre de Bruselas, y exige a cada ONG que se lleve los refugiados a su país

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

Después del drama del caso Aquarius, odisea que acabó en Valencia, se reabre el frente crítico de los salvamentos en el Mediterráneo realizados por las naves de organizaciones no gubernamentales. Italia desencadena una nueva batalla diplomática y humanitaria, mientras el ministro del Interior, Matteo Salvini, sigue con su desafío a Bruselas por su política migratoria e invita al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, a acoger los cuatro próximos barcos cargados de inmigrantes en el Mediterráneo. A la caída de la tarde de ayer, estallaba otro enfrentamiento entre el presidente francés y los vicepresidentes del gobierno italiano, Matteo Salvini y Luigi Di Maio. «Los populistas en Europa son como la lepra», dijo Macron. Inmediata fue la réplica de Di Maio: «Hipócrita».

El barco Lifeline, de una ONG alemana con bandera holandesa, rescató ayer, al amanecer, a más de 300 inmigrantes, frente a las costas de Libia. Un tuit de la Lifeline precisaba que estaban rescatando entre 300-400 náufragos, mientras el ministro de Transportes, Danilo Tininelli, del que dependen el funcionamiento de los puertos italianos, precisaba que eran unos 250 inmigrantes. Salvini, en una intervención en directo en Facebook ofreció algunos detalles: «Se ha producido una gravísima violación por parte de una nave de una ONG, ahora basta; debe ir a Holanda. Las embarcaciones de pseudovoluntarios no tocarán nunca más suelo italiano», dijo Salvini.

En su habitual tono amenazador, el líder de la Liga Norte, de extrema derecha, prosiguió con tono durísimo: «La Guardia Costera italiana les ha escrito para que no se movieran, que se ocupaba Libia, pero estos desgraciados, incluso poniendo en peligro la vida de los inmigrantes en estos botes, no han escuchado a nadie y han intervenido cargando su cantidad de carne humana a bordo. Bien, esta carga de seres humanos la lleváis a Holanda. Pienso que estarán muy disponibles a secundar vuestra generosidad». Después el ministro atacó a las ONG, llamándolas, como suele hacer habitualmente, «taxis del mar»: «Ni hablar de puertos italianos. Queremos cortar de raíz la mafia de la inmigración clandestina que causa miles de víctimas. Estas ONG extranjeras no tocarán más suelo italiano. Nuestras naves militares y de la Guardia Costera, que meritoriamente continuarán salvando vidas humanas, estarán cada vez más cerca de las costas italianas. Solos no podemos hacer ya más. Hay otros que deben intervenir: Túnez, Malta, Francia y España».

Enfrentamiento con Holanda

También se abrió ayer jueves un enfrentamiento diplomático entre el gobierno italiano y el de Holanda, por la presunta procedencia del barco de Lifeline. Estos barcos pertenecen a ONG alemanas y no están registradas en Holanda. Por tanto, este país no puede darles instrucciones. Italia es consciente de la posición holandesa».

También en la tarde, y por sorpresa, el ministro de Transportes, del Movimiento 5 Estrellas (M5E), Danilo Toninelli, realizó una declaración, corrigiendo a Salvini: «Salvaremos las vidas humanas de la Lifeline. Pero inmediatamente después secuestraremos la nave». La sorprendente declaración de Toninelli, en la práctica una contraorden a la posición de Salvini, se explica por la preocupación que existe en el M5E ante el creciente protagonismo del líder ultraderechista, que se ha convertido en el ministro protagonista del gobierno, prácticamente anulando la visibilidad del resto del Ejecutivo.

Al margen del frente humanitario abierto en aguas del Mediterráneo, Matteo Salvini abrió ayer otro frente político, volviendo a desafiar a la Unión Europea en el problema migratorio, en relación con la cumbre convocada en Bruselas este domingo, con la participación de los líderes de Alemania, Francia, Italia y España.

En declaraciones al programa «Porta a Porta» de la RAI, Salvini atacó a Berlín y París: «Si vamos a Bruselas para tener ya los deberes escritos por Francia y Alemania, si piensan en enviarnos inmigrantes en lugar de ayudarnos, entonces ni siquiera vamos a Bruselas y nos ahorramos el dinero del viaje. El pueblo italiano no está en venta», dijo Salvini, reiterando la amenaza de usar el arma de los pagos de Italia a la UE (aporta unos 20.000 millones de euros a las arcas comunitarias y recibe unos 12.000). Después, Salvini lanzó un dardo a Macron y al presidente del gobierno español, Pedro Sánchez: «Macrón es un charlatán y también Sánchez, aunque está (en la presidencia) desde hace poco. ¿Hablan de bondad y de generosidad? Que lo demuestren», señaló Salvini, al tiempo que solicitaba a España acoger «los próximos cuatro barcos con inmigrantes en el Mediterráneo».

Alemania cede

La irritación del Gobierno italiano contra Berlín y París, hasta el punto de amenazar con «no firmar planes ya escritos», tiene su origen en el desacuerdo de Roma en dos puntos polémicos a tratar en la cumbre de Bruselas: la recolocación de inmigrantes y la repatriación a Italia de aquellos prófugos que llegaron en el pasado a este país y luego se dirigieron a otras naciones europeas.

Al final, la canciller alemana Angela Merkel ha dado marcha atrás y el borrador preparado para Bruselas no se presentará en la cumbre. El gobierno italiano estaba exultante con la decisión alemana y para Bruselas llevará varias propuestas, como centros de inmigrantes en los países de origen y de tránsito, para valorar quiénes merecen el derecho de asilo; incremento de las relaciones con terceros países para frenar el «tráfico de muerte», y reforzar las fronteras.