Imagen del Parlamento italiano
Imagen del Parlamento italiano

Récord de transfuguismo en Italia: 396 parlamentarios cambian de grupo

El ministro de Justicia desafía a Renzi en las primarias del PD y lo tacha de prepotente

ÁNGEL GÓMEZ FUENTES
CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

La fragilidad de la política italiana, que aumentará aún más en los próximos meses, se refleja en dos datos: en su parlamento se trabaja un día y medio a la semana de promedio; y, por otro lado, el transfuguismo, que ha alcanzado un récord absoluto en los últimos 20 años. De un total de 945 parlamentarios (630 diputados y 315 senadores), 396 se han se han cambiado ya de partido o grupo parlamentario. A esta cifra hay que añadir los que se han escindido en esta semana del Partido Democrático (una docena en el Senado y una veintena en la Cámara). A este paso, si la legislatura llegara a su término natural (febrero de 2018), se llegaría fácilmente al medio millar de parlamentarios que cambiaron su chaqueta, según datos de la Asociación Openpolis. Con respecto a la anterior legislatura, el transfuguismo se ha duplicado.

El objetivo que buscan esos parlamentarios es casi siempre el mismo: cazar sillones y prebendas. El resultado es un parlamento con una miríada de siglas que tienen muy poco que ver con las listas electorales que votaron los italianos en las urnas en 2013. Según Openpolis, en la Cámara de diputados hay 11 grupos parlamentarios, de los cuales solo cuatro son expresión de las listas electorales (PD, M5E, Liga Norte y Hermanos de Italia); mientras que en el Senado, sobre un total de 10 grupos solamente hay tres que son reflejo de las listas (PD, M5E y Liga Norte).

De esta «sangría» de parlamentarios de su casa madre o partido con el que se presentaron a las elecciones, ni siquiera se libra la fuerza política que, en apariencia, es más compacta: el Movimiento 5 Estrellas del cómico Beppe Grillo ha sido abandonado por 38 parlamentarios, el 23% de sus miembros en el parlamento.

Aumento de la inestabilidad

Peor será todavía en la próxima legislatura. Los expertos pronostican que la gobernabilidad será bastante más difícil ya que cabe esperar más inestabilidad. Por una parte, con la ley electoral vigente, basada en la proporcionalidad, la fragmentación del parlamento será aún mayor. «La única cosa cierta es que el gobierno que nacerá tras el voto será basado sobre coaliciones débiles y heterogéneas», según el profesor Roberto D’ Alimonte, el mayor experto italiano en sistemas electorales. Por otro lado, la escisión del Partido Democrático, el mayor de Italia y del socialismo europeo, perjudica al país porque abre paso a los populistas: el M5E es hoy el mayor partido.

Para evitar más desgaste, el exprimer ministro Matteo Renzi quiere que se convoquen elecciones el 11 de junio. Ayer el ministro de Justicia, Andrea Orlando, anunció que desafiará a Renzi en las primarias del PD, a celebrar en abril o mayo. Orlando criticó duramente a Renzi: «La política no puede ser solo prepotencia».