Fotos gigantes que representan al fallecido presidente portugués Mario Soares decoran los muros de la sede del Partido Socialista Portugués
Fotos gigantes que representan al fallecido presidente portugués Mario Soares decoran los muros de la sede del Partido Socialista Portugués - EFE

Polémica en Portugal al no asistir el primer ministro, António Costa, al funeral de Mário Soares

El líder socialista se limita a enviar un vídeo, pero no interrumpe su viaje oficial a la India

Corresponsal en LisboaActualizado:

La polémica está servida en Portugal desde que el primer ministro, António Costa, se excusó para no asistir al funeral del legendario Mário Soares el próximo 10 de enero al encontrarse en un viaje de Estado a la India hasta el día 12.

«Si fuese una cuestión personal, me gustaría hacer lo mismo que todos los amigos del doctor Soares, que es rendirle un último tributo y poder dar un abrazo a sus hijos Joao e Isabel», señala desde la distancia.

Y rememora la última vez que vio al político más querido del país vecino: «Fue el 23 de julio, cuando el Gobierno le homenajeó por los 40 años de su toma de posesión como primer ministro por primera vez. Afortunadamente, pudimos hacerlo en vida, como se merecía. Todo cuanto él había dado al país exigía que se hiciese».

Le acompaña en su desplazamiento el ministro de Asuntos Exteriores, Augusto Santos Silva, quien sí tiene previsto regresar a Lisboa, en vista de que varios colegas suyos arroparán a los presidentes de otros países para asistir a las pompas fúnebres.

Costa se limitará a enviar un vídeo para que sea exhibido en el Monasterio de los Jerónimos de la capital portuguesa el día del último adiós al fundador del Partido Socialista, ex primer ministro y ex presidente. Un mensaje grabado en Bangalore la tarde de este domingo 8 de enero.

De acuerdo con sus explicaciones oficiales, el propio Mário Soares haría lo mismo: seguir trabajando. Una justificación que no ha sentado nada bien en las filas socialistas, como demuestra el hecho de que la centralita de su sede central en el Largo do Rato se viera inundada por las quejas telefónicas de los militantes de a pie.

Precisamente, se acercó hasta allí el líder socialdemócrata, Pedro Passos Coelho, para escribir unas sentidas palabras en el libro de condolencias.

El diputado del mismo PSD Carlos Abreu le reprochó a Costa que no acuda a las honras fúnebres de «la mayor figura de su partido y a quien le debe liderar hoy el Partido Socialista».