El revolucionario Emiliano Zapata, en 1910
El revolucionario Emiliano Zapata, en 1910 - ABC

Pancho Villa y Emiliano Zapata: la revolución en el desierto de México

Los dos famosos revolucionarios pusieron fin a la dictadura de 35 años de Porfirio Díaz

Actualizado:

Francisco Pancho Villa y Emiliano Zapata, Zapata y Villa; son los dos inseparables revolucionarios mexicanos más famosos de la historia por poner fin a la dictadura de 35 años de Porfirio Díaz. «Mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado» o «la tierra es para quien la trabaja» son algunos de las arengas más emblemáticas que dejó Zapata y que sirvieron de inspiración para todos los movimientos revolucionarios que posteriormente surgieron en América Latina a lo largo del siglo XX. Nacido en 1879, Zapata creció en una familia de campesinos en el pueblo de Anenecuilco, en el centro del país. En 1909 fue elegido presidente de la junta de defensa de las tierras de su pueblo, una organización que tenía como objetivo hacer frente a la política agraria de Porfirio Díaz, quien arrebataba las tierras a los campesinos para dárselas a las grandes compañías y terratenientes. Se estima que, en 1910, cuando estalló la Revolución Mexicana, solo el 10% de los campesinos eran propietarios de la tierra.

Aunque la Revolución Mexicana estalló en 1911, hechos previos permitieron atisbar su nacimiento. Uno de ellos fue la muerte del rebelde Serdán, que ABC publicó en diciembre de 1910.
Aunque la Revolución Mexicana estalló en 1911, hechos previos permitieron atisbar su nacimiento. Uno de ellos fue la muerte del rebelde Serdán, que ABC publicó en diciembre de 1910.

Por su parte, Pancho Villa, seudónimo de José Doroteo Arango Arámbula, nació en 1878 en San Juan del Río, Durango, en una familia también de campesinos. Con solo 16 años, Villa cuenta que abandonó su hogar y se refugió en las montañas tras supuestamente haber asesinado al terrateniente Agustín López Negrete. Aunque la veracidad de este relato es cuestionable, sí es cierto que durante años formó parte de grupos de bandidos, hasta que en 1910 conoció a Abraham González, representante del candidato presidencial Francisco Madero que estaba en contra de Díaz. En ese momento, Pancho Villa se dio cuenta de que podría utilizar sus grupos de bandidos para luchar contra los dueños de las haciendas.

La Revolución Mexicana triunfa en 1911. El ejército de Porfirio Díaz, quien huye a Europa, es desarmado y se celebran unas elecciones generales en las que gana Madero, quien no consiguió contentar las ansias revolucionarias de Zapata para que se llevara a cabo una reforma agraria. Es más, Zapata lo tachó de traidor, sin embargo, Pancho Villa se mantuvo leal a Madero. Fallecido Madero en 1913 tras un asesinato, el dictador contrarrevolucionario Victoriano Huerta tomó el poder y contra él se unieron de nuevo Villa y Zapata para apoyar la presidencia de Venustiano Carranza. Carranza se convierte el presidente en 1914, pero una vez más un líder respaldado por los revolucionarios no consigue contentarles. Así que, por tercera vez, Villa y Zapata toman las armas para derrocar a un presidente. Sin embargo, esta vez los carrancistas logran acabar con los revolucionarios. Zapata fue asesinado en 1919, Villa en 1923.