Padres de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa protestan este martes ante la fiscalia federal, en Ciudad de México
Padres de los estudiantes desaparecidos en Ayotzinapa protestan este martes ante la fiscalia federal, en Ciudad de México - EFE

México crea una unidad para el «caso Ayotzinapa» tras publicarse un vídeo con torturas a sospechosos

El objetivo será presentar cargos contra los responsables de los delitos cometidos aquella noche en Iguala

Corresponsal en Ciudad de México Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La Fiscalía de México ha creado un nuevo equipo encargado de volver a investigar qué ocurrió la noche del 26 de septiembre de 2014, cuando desaparecieron los 43 estudiantes del municipio de Ayotzinapa. «Se crea la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el caso Ayotzinapa, el maestro Omar Gómez Trejo ocupará su titularidad», anunció la Fiscalía General de la República mediante un comunicado oficial publicado el miércoles.

Esta Unidad Especial repasará de nuevo el complejo caso —aún sin esclarecer— que rodea la desaparición de los 43 estudiantes mexicanos hace casi cinco años en Iguala, un municipio ubicado en el suroeste Estado de Guerrero. Además de arrojar luz sobre qué ocurrió con los estudiantes, el objetivo de la unidad será presentar cargos contra los responsables de los delitos cometidos aquella noche en Iguala, cuando la policía local indiscriminadamente abrió fuego contra los jóvenes que habían robado unos autobuses para desplazarse hasta la Ciudad de México para participar en unas manifestaciones.

La formación de este grupo de trabajo para reactivar el caso se produce tan sólo días después de que se filtró un vídeo que muestra imágenes de una supuesta tortura s un detenido por el caso, quien termina acusando a varios policías de haberse llevado a unos doce jóvenes aquella fatídica noche del 26 de septiembre de 2014. «Fácil llevaban doce o trece alumnos», dice el detenido con los ojos vendados con cinta de embalar. Segundos después de la supuesta confesión, un agente cubre el rostro del sospechoso con una bolsa de plástico y lo asfixia. La grabación se corta.

Ya en marzo de 2018, la ONU concluyó en un informe que los resultados de la investigación realizada entonces por la Fiscalía eran «insostenibles» porque, según el organismo, al menos 34 de los interrogados fueron torturados por las autoridades, lo que desacredita los testimonios de los investigados.

Ante las irregularidades documentadas, una de las primeras decisiones que tomó el actual presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuando llegó el poder en diciembre del año pasado fue firmar un decreto para ordenar la creación de una Comisión de La Verdad para investigar qué ocurrió con los estudiantes.

De esa manera, López Obrador acataba la orden de un juez federal que había ordenado en junio de 2018 que se establezca una Comisión de La Verdad para analizar de nuevo el caso. «Hay indicios suficientes para presumir que las confesiones e imputaciones en contra de coinculpados fueron obtenidas mediante tortura», rezaba el dictamen del juez que, además, justificaba la necesidad de crear una comisión porque «en México no se cuenta con una Fiscalía independiente».

El «caso Ayotzinapa» es el más mediático de todos los crímenes de desaparecidos en México. Oficialmente, el gobierno estima que hay unas 40.000 personas desaparecidas, sin embargo, varias ONGs estiman que la cifra real puede superar los 300.000, ya que muchos familiares no se atreven a reportar una desaparición por miedo a sufrir represalias por parte del crimen organizado.