Martin Luther King, durante su histórico discurso en Washington en 1963
Martin Luther King, durante su histórico discurso en Washington en 1963 - ABC

Martin Luther King: el pacifista que luchó por la igualdad racial

Defensor de los derechos civiles de los afroamericanos, asesinado en 1968

Actualizado:

«Sueño que mis cuatro hijos pequeños vivirán algún día en una nación donde no se les juzgará por el color de su piel sino por las cualidades de su carácter». Esta frase forma parte de uno de los discursos más memorables de la historia de Estados Unidos, y de la defensa de los derechos civiles de la población afroamericana en ese país. Fue pronunciado por Martin Luther King el 28 de agosto de 1963 ante el monumento a Abraham Lincoln en Washington, y presenciado en directo por 250.000 manifestantes que participaron en la Marcha por el Trabajo y la Libertad. Para entonces este pastor baptista ya se había convertido en el principal líder en la lucha –no violenta– por lograr la igualdad de derechos entre blancos y negros, pero aquel discurso le convirtió en un icono, que se transformaría en leyenda cinco años después al ser asesinado por un francotirador blanco, James Earl Ray, en Memphis.

ABC recogió, en su portada del 6 de abril de 1968, el asesinato de Martin Luther King, defensor de los derechos civiles de los negros en EE.UU., una noticia que conmovió al mundo.
ABC recogió, en su portada del 6 de abril de 1968, el asesinato de Martin Luther King, defensor de los derechos civiles de los negros en EE.UU., una noticia que conmovió al mundo.

El salto a la notoriedad de Martin Luther King, nacido en Atlanta en 1929 y admirador de figuras como Mahatma Gandhi y seguidor de la teoría de la desobediencia civil de Henry David Thoreau, tuvo lugar a mediados de los años cincuenta, tras el gesto histórico de Rosa Parks. La modista negra retó la legislación vigente en los estados del sur al sentarse en la zona destinada para blancos en un autobús, en Alabama. Como apoyo a esta hazaña, King promovió un boicot masivo contra la segregación en los autobuses que duró un año.

Aquello le convirtió en el referente de la lucha por la igualdad de derechos, y le animaron a promover numerosas iniciativas, que en ocasiones le llevaron a la cárcel –una de las veces le sacó de ella el entonces candidato a la presidencia, John F. Kennedy–. Su carisma y activismo, además de su proximidad con algunos colaboradores, sospechosos de pertenecer al partido comunista, le pusieron en el punto de mira del FBI, dirigido entonces por Hoover, que le investigó y espió durante los últimos años de su vida.

Esto no impidió a Martin Luther King alcanzar algunos logros. En 1963, con otros líderes por los derechos civiles organizaron la gran marcha a Washington –en la que pronunció el famoso discurso «Yo tengo un sueño»– contra la discriminación en el trabajo, el segregacionismo en las escuelas, y en la que se pedía además un salario mínimo para todos los trabajadores. Y sus plegarias fueron atendidas. Un año después, el mismo en el que King ganó el Premio Nobel de la Paz,el presidente Lyndon B. Johnson aprobó la Ley de derechos civiles que otorgaba la igualdad a todos los ciudadanos. En 1965, se promulgó también la Ley del Derecho al voto que terminaba con la discriminación contra la comunidad afroamericana. Y en 1968, el año de su asesinato, otra ley prohibió la discriminación a la hora de acceder a una vivienda.