El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, este lunes
El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, este lunes - EFE

López Obrador elimina las rebajas fiscales a las grandes empresas

Entre 2006 y 2018, 153.530 contribuyentes, de ellos 108 empresas, dejaron de pagar 18.675 millones de euros

Corresponsal en Ciudad de MéxicoActualizado:

El presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) firmó ayer un decreto con el que elimina las condonaciones de impuestos que disfrutaban los grandes contribuyentes, medidas que desde 2007 han representado un ahorro fiscal cercano a los 18.675 millones de euros (400.000 millones de pesos). Un total de 153.530 contribuyentes se han acogido a los beneficios eliminados que habían sido aprobados en diciembre 2006, mes en el que inició el gobierno de Felipe Calderón.

«Se ha abusado y se va a eliminar, en dos sexenios se condonaron a grandes contribuyentes de alrededor de 400.000 millones de pesos», dijo AMLO durante una rueda de prensa en la que comparó a los contribuyentes que se acogen a la legislación para reducir su carga fiscal con criminales como los ladrones de combustible, comúnmente conocidos como «huachicoleros». «Es como un “huachicol” de cuello blanco que se va a eliminar», añadió el presidente al anunciar el decreto. El «huachicoleo» es un actividad ilícita y controlada desde la última década por grandes organizaciones criminales que consiste en robar gasolina de la petrolera estatal Pemex.

Las condonaciones que han quedado sin efecto beneficiaban tanto a individuos como empresas. Sin embargo, un total de 108 empresas acumularon condonaciones por valor de 213.000 millones de pesos (9.944 millones de euros), es decir, más de la mitad de los 400.000 millones de pesos otorgados. Visto de otro modo, un 53% de todos los beneficios fiscales eliminados recayeron en apenas el 0,07% de los 153.530 contribuyentes que obtuvieron las condonaciones desde 2007.

Dividir a la sociedad

«Deben de contribuir más los que obtienen más ingresos; y en este caso, muy al contrario. Los de arriba, en algunos casos, no pagaban impuestos o cuando pagaban se les devolvía. Eso se termina a partir del día de hoy, no va a haber condonaciones de impuestos», concluyó López Obrador mediante un mensaje con el que ahonda en su empeño por dividir la sociedad en dos tipos de mexicanos: el «pueblo bueno», las clases humildes; y el «malo» representado por los grandes empresarios y los políticos corruptos contra los que asegura combatir.

Justamente, el fin de las condonaciones a los grandes contribuyentes se produce pocos días después de que AMLO anunciara la próxima creación de un Instituto para Devolver al Pueblo lo Robado, esto es aquellos bienes que se confisquen al políticos o servidores públicos corruptos y a organizaciones del crimen organizado. López Obrador ha definido a este organismo «un Robin Hood» que robará a los ricos para dárselo a los pobres, aunque en la visión del presidente mexicano servirá para redistribuir lo confiscado a los delincuentes y que podría llegar a rondar los 200.000 millones de pesos (9.337 millones de euros), según estima el mandatario.

López Obrador asumió la presidencia en diciembre del 2018 y gobernará hasta 2024 sin posibilidad de reelección, de acuerdo con lo establecido en la constitución del país. Cansados de corrupción y descontento con los partidos tradicionales, un 53,2% de los mexicanos votó en las elecciones del año pasado por AMLO, quien prometió limpiar las instituciones e impulsar una serie de programas sociales para ayudar a los más desfavorecidos. «Por el bien de todos, primero los pobres», dijo el político durante su discurso tras la victoria electoral el pasado 2 de julio.