Pedro Pablo Kuczynski (i) y Keiko Fujimori (d) saludan a los asistentes al debate
Pedro Pablo Kuczynski (i) y Keiko Fujimori (d) saludan a los asistentes al debate - EFE

Debate entre Fujimori y Kuczynski ante la segunda vuelta de las elecciones en Perú

Los candidatos han protagonizado este domingo un cara a cara en la televisión para ofrecer sus propuestas para las próximos comicios

MadridActualizado:

Los candidatos a la Presidencia de Perú, Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski, han protagonizado este domingo un debate televisado ante de la celebración de la segunda vuelta de las elecciones el 5 de junio.

El debate se ha celebrado justo después de que se publicara un simulacro eletoral de Ipsos que daba a Fujimori la ventaja de cara a los comicios, dándole el 46,1 por ciento de los votos, por delante del 41,6 por ciento que obtendría Kuczynski.

Kuczynski ha sido el encargado de abrir el debate, lamentando que no vaya a poder participar en un segundo debate con Fujimori en Arequipa, después de que la candidata de Fuerza Popular haya rechazado tal posibilidad.

Asimismo, ha defendido que su visión es «guardar lo bueno y rechazar lo malo». «Lo bueno es nuestra naturaleza, nuestras poblaciones originarias y nuestra geografía. Lo que tenemos que desechar es el narcotráfico, la falta de servicios básicos y el pésimo nivel de educación», ha sostenido.

Por su parte, Fujimori ha atacado al actual mandatario, Ollanta Humala, y a Kuczynski, afirmando que «se han olvidado de los peruanos», al tiempo que ha dicho que «mira hacia el futuro con fe y esperanza».

En materia de descentralización y ordenamiento territorial, Fujimori ha vuelto a cargar contra el Gobierno por recortar los presupuestos de los gobiernos regionales, argumentando que de esta forma se fomenta la centralización.

En respuesta, Kuczynski ha recordado que el problema de la centralización se inició con el Gobierno de Alberto Fujimori, padre de Keiko, quien gobernó el país entre 1990 y el año 2000 y quien se encuentra encarcelado tras ser condenado por crímenes contra la Humanidad.

Keiko ha respondido a las críticas diciendo al candidato de Peruanos por el Kambio (PPK) que el debate es con ella, y no con su padre, si bien Kuczynski ha aprovechado para destacar que en la sala «se encuentran muchos colaboradores de Alberto Fujimori».

Asimismo, ha destacado que en Perú hay ocho millones de personas en la pobreza, abogando por analizar la situación en el campo e inyectar fondos al Banco Agrario, según ha informado el diario local «La República».

Fujimori, por su parte, ha cuestionado el presunto apoyo de su rival a los transgénicos, si bien Kuczynski ha insistido en que lo que él apoya es el uso de «semillas mejoradas».

La candidata de Fuerza Popular ha aprovechado además para volver a criticar a Kuczysnki por su último viaje a Estados Unidos, destacando que ella aprovechó para realizar una gira por zonas rurales del país. Además, ha hecho hincapié en la necesidad de mejorar la seguridad en el país, abogando también por impulsar el turismo y hacer las inversiones necesarias para igualar la situación en las regiones y en la capital.

En respuesta, Kuczynski ha vuelto a cargar contra el legado de Alberto Fujimori, recordando que durante esa etapa «hubo mucha corrupción, lo que es una de las razones por las que está preso».

Críticas al gobierno

Fujimori ha abierto el cuarto bloque, centrado en recursos naturales y conflictos sociales, criticando nuevamente a Humala, al que ha acusado de «falta de liderazgo», y asegurando que su Gobierno impulsaría «el diálogo y la transparencia».

Sin embargo, Kuczynski ha cuestionado el plan de Fuerza Popular de aplicar consultas ciudadanas «en ciertos casos», afirmando que esta indefinición podría generar nuevos conflictos sociales. Asimismo, ha prometido mejorar el mecanismo de consulta previa y el «adelanto social» en las zonas de explotación minera, así como llevar el servicio de agua potable a todo el país, mejorar la infraestructura educativa y construir nuevos puertos.

Por último, Fujimori ha incidido en que sus propuestas son muy diferentes a las de Kuczynski, al que ha acusado de «elitista» y de «favorecer a las grandes empresas». Kuczynski ha cerrado su participación reiterando su propuesta de «tener una educación de primer mundo, no de tercer mundo, impulsar el diálogo con la población y mejorar los servicios en todas las regiones».