El futuro presidente de Brasil, Jair Messias Bolsonaro
El futuro presidente de Brasil, Jair Messias Bolsonaro - EFE

Bolsonaro afirma que las condiciones de trabajo de los médicos cubanos son «análogas a la esclavitud»

El presidente electo afirmó que presentará alternativas al programa cuando asuma su mandato

Corresponsal en Sao PauloActualizado:

El futuro presidente de Brasil, Jair Messias Bolsonaro, criticó las condiciones laborales de los médicos cubanos en su país que consideró «análogas a la esclavitud» y declaró que su Gobierno no sustentará la «dictadura cubana». Las declaraciones son sobre el programa social «Más Médicos», que atiende brasileños en las regiones más remotas y pobres.

«No podemos admitir esclavos cubanos en Brasil ni seguir alimentando la dictadura cubana», declaró el presidente electo durante la final de un evento de Jiu Jitsu en Río de Janeiro. Bolsonaro, que asumirá la presidencia a partir del primero de enero, señaló que los cubanos dejan a sus familias en su país y son obligados a transferir un 70% de sus sueldos para el Gobierno de Cuba.

El presidente electo afirmó que presentará alternativas al programa cuando asuma su mandato y resaltó que el actual mandatario, Michel Temer, está trabajando en el tema para que los municipios no se queden sin médicos. Bolsonaro prometió asilo político a los cubanos que quieran quedarse en Brasil.

El Gobierno cubano ya inició la retirada de médicos en respuesta a los comentarios de Bolsonaro contra la capacidad de sus médicos. La decisión sorprendió a las autoridades brasileñas, que no estaban preparadas para el éxodo de esos profesionales de ese país, la mayoría de los que actúan en el programa. Actualmente son más de 8 mil médicos cubanos en Brasil, que deben partir antes del fin del año.

Fundado en 2014, durante la gestión de la petista Dilma Rousseff, el programa «Más Médicos» le abrió las puertas a médicos extranjeros para cubrir las vacantes que no interesaban a brasileños en los municipios más lejanos de Brasil. En el caso de los cubanos, el acuerdo era intermediado por la Organización Panamericana de Salud (OPAS). En cinco años de proyecto cerca de 20 mil médicos cubanos trabajaron en puestos de salud de 3.6 mil municipios brasileños.