La presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez
La presidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Delcy Rodríguez - EFE

La Constituyente de Maduro asume las funciones del Parlamento

Lo anunció tras negarse la directiva parlamentaria a subordinarse a la la asamblea chavista. La oposición plantea como solución: entendimiento serio o profundización de la lucha

CORRESPONSAL EN CARACASActualizado:

La Asamblea Nacional Constituyente (ANC) aprobó ayer por unanimidad un decreto que le permite asumir las competencias del Parlamento venezolano, de mayoría opositora, para legislar. Lo ha hecho tras negarse la directiva de esta institución a someterse a las órdenes de la Constituyente.

Esta era una acción que tarde o temprano iba a ocurrir. Todo era cuestión de tiempo después de que el 1 de agosto se instalara la Constituyente, promovida por el presidente venezolano precisamente para inhabilitar a la Asamblea Nacional (ya lo intentó con el Tribunal Supremo, y tuvo que rectificar). tras unas elecciones inconstitucionales y bajo sospechas de fraude.

Ante la incomparecencia de los parlamentarios opositores en la reunión convocada, la Constituyente chavista acordó, por decreto, «asumir las competencias para legislar sobre las materias dirigidas directamente a garantizar la preservación de la paz, la seguridad, la soberanía, el sistema socioeconómico y financiero, los bienes del Estado y la preeminecia de los derechos de los venezolanos».

La ANC adoptó esa decisión después de que la directiva del Parlamento venezolano rechazase acudir a una reunión convocada por la Constituyente, un órgano que los opositores consideran ilegítimo y califican de instrumento del Gobierno de Nicolás Maduro para consolidar una dictadura en el país.

Por su parte, la junta directiva de la Asamblea Nacional que ha quedado destituida por ese decreto, explicó, a través de un comunicado, que no compareció ante la ANC porque «es un poder de facto (…) una mentira Constituyente, una estructura de dominación nacida al margen de la Constitución de 1999 y de espaldas al pueblo». El texto está rubricado por el presidente de la Asamblea Nacional, Julio Borges; el primer vicepresidente, Freddy Guevara, y la segunda vicepresidente Dennis Fernández, al considerar que no iban a avalar «la mentira Constituyente».

Legítimos representantes

«No estamos obligados a hacerlo. En cambio, tenemos el deber de permanecer del lado de la Constitución de 1999 y de los más de catorce millones de electores que nos convirtieron en legítimos representantes de la soberanía popular», reza el comunicado.

En el documento, los firmantes aseguran que «urge encontrar caminos que permitan transitar de la devastación del proyecto revolucionario a la construcción de la democracia. Rescatar el voto y hacer prevalecer el sentir de quienes demandan un cambio político es nuestra meta fundamental. Este propósito no es sencillo -añaden-. Enfrentamos un régimen de vocación autocrática que se aferra al poder con tozudez y se niega a escuchar al pueblo. Pero la dificultad del reto no debe hacernos extraviar el camino», señala el texto.

Por último, la directiva asegura que está dispuesta «a transitar cualquiera de los dos caminos que existen para restituir el orden constitucional: el de un entendimiento serio, creíble, con verificación internacional y cuyo principal objetivo sea la restitución del orden constitucional; o el de la profundización de la lucha en todos sus ámbitos y con todas sus consecuencias».

Comunidad internacional

La «Constituyente CUBANA disuelve LEGÍTIMA Asamblea Nacional. Como era de esperarse», denunció en su cuenta de Twitter la diputada inhabilitada por el régimen chavista Maria Corina Machado. Y añade: «Acaban de destruir lo que quedaba de la República. A partir de este momento, no hay otra: los ciudadanos al mando».

Por su parte, el primer vicepresidente del Parlamento, Freddy Guevara, reiteró que ese poder no reconoce la ANC. «La AN solo debe obediencia a la Constitución y al pueblo. No reconocemos la Constituyente, mucho menos nos someteremos a ella. 333 y 350», puntualizó a través de las redes sociales. Mientras que líder opositor Henrique Capriles hizo un llamamiento a la comunidad internacional: «La fraudulenta Constituyente decidió cerrar definitivamente la legítima Asamblea Nacional venezolana!».