Tatuaje exhibido en una piscina pública de Oranienburg (Alemania), en una imagen colgada en Facebook, en la que se ve el edificio principal de Auschwitz y la frase «Jedem das Seine» ( a cada uno lo suyo)
Tatuaje exhibido en una piscina pública de Oranienburg (Alemania), en una imagen colgada en Facebook, en la que se ve el edificio principal de Auschwitz y la frase «Jedem das Seine» ( a cada uno lo suyo) - EFE

Un alemán es condenado a seis meses de libertad vigilada por exhibir un tatuaje nazi

Marcel Zech, del partido ultraderechista NPD, lleva grabado en la espalda el edificio principal del campo de exterminio de Auschwitz y la frase «A cada uno lo suyo»

BerlínActualizado:

Un alemán fue condenado este martes a seis meses de libertad vigilada por mostrar en una piscina pública un tatuaje con el perfil del edificio principal del campo de exterminio nazi de Auschwitz y el lema «Jedem das seine» («A cada uno lo suyo»).

El tribunal de primera instancia de Oranienburg (este de Alemania) dictó sentencia por un delito de incitación al odio racial contra Marcel Zech, de 27 años, con antecedentes penales y que es cargo público local por el NPD, el partido que aglutina a los grupúsculos ultraderechistas del país y está siendo investigado por segunda vez por el Tribunal Constitucional.

El acusado reconoció ante el juez que mostró en una piscina pública el tatuaje de grandes dimensiones que porta en su espalda, en el que se reconoce la fachada principal del infausto campo de Auschwitz, donde murieron dos millones de personas.

La fiscalía había pedido nueve meses de cárcel porque consideraba que el acusado llevaba el tatuaje por un«profundo convencimiento político», porque denigraba a las víctimas del Holocausto y porque apoyaba el exterminio. A su juicio, este acto exige una «reacción clara del Estado», argumentó el fiscal.

Publicado en Facebook

La defensa, por su parte, pidió la exculpación del acusado tras alegar que el joven no buscaba la desatar la polémica que este caso ha suscitado. «Si mi defendido hubiera sabido que presión mediática iba a desatar el tatuaje, habría llevado camiseta», aseguró el abogado del miembro del NPD.

La historia salió a la luz porque un periodista vio el tatuaje el pasado 21 de noviembre en una piscina pública en Oranienburg y le pareció «tan extraordinario» que se sintió impelido a documentarlo y publicarlo en la red social Facebook, según indicó ante el tribunal al comparecer como testigo.