Maria Butina, espía rusa detenida en Estados Unidos
Maria Butina, espía rusa detenida en Estados Unidos - ABC

La agente rusa Butina se vio con altos cargos del gobierno de EE.UU.

La acusada mantuvo conversaciones con el subsecretario del Tesoro

WashingtonActualizado:

La novela de espías de moda este verano va desvelando más detalles conforme avanza la trama. Según la agencia Reuters, Maria Butina, ciudadana rusa de 29 años, detenida hace una semana en Washington acusada de actuar como un agente encubierto del Kremlin, acompañó en abril de 2015 al vicegobernador del Banco Central de Rusia, Alexander Torshin, en dos reuniones con altos cargos de la Reserva Federal y del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Butina trabajaba entonces como su asistenta.

Por el alto rango de los interlocutores, son las reuniones de mayor relevancia de las desveladas hasta el momento. Los anfitriones fueron el entonces vicepresidente de la Reserva Federal, Stanley Fischer, y Nathan Sheets, que trabajaba como subsecretario para Asuntos Internacionales del Tesoro.

El primero ha confirmado su encuentro con Torshin y con quien define como su «intérprete», Maria Butina. Dos años después de aquellos encuentros, el Tesoro estadounidense sancionó a Alexander Torshin y a otros 23 ciudadanos rusos por, entre otros motivos, su supuesta injerencia en las elecciones de 2016. De acuerdo con Reuters, el encuentro con funcionarios de bancos internacionales era parte del trabajo de Fischer y Sheets, y fue organizado por un «think tank» de Washington presidido por un ciudadano ruso.

Otra de las novedades conocidas en las últimas horas es la identidad del «financiador» de las actividades de Butina, un hombre ruso de negocios con inversiones en Estados Unidos y con «profundos lazos» con la administración Putin, según describe el escrito de la Fiscalía. Se trata de Konstantin Nikolaev, uno de los mayores inversores de American Ethane, empresa del sector de la energía, con sede en Houston, que fue una de las estadonidenses que cerró tratos con China durante la visita de Trump a Pekín en noviembre pasado. El hijo de Nikolaev, que estudia en Estados Unidos, participó como voluntario de la campaña de Donald Trump.