Un grupo de inmigrantes venezolanos, el pasado agosto en Ecuador
Un grupo de inmigrantes venezolanos, el pasado agosto en Ecuador - REUTERS

Acnur cifra ya en cuatro millones el número total de refugiados venezolanos

De ellos, solo el 21 por ciento recibe ayuda humanitaria, según las estimaciones del organismo

Corresponsal en CaracasActualizado:

El éxodo de venezolanos tiende a incrementarse de forma veloz. La cifra ha aumentado ya a cuatro millones de ciudadanos que han escapado a la severa crisis que azota al país, siendo una de las poblaciones de desplazados más grande del mundo, según ha reportado el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur).

« El ritmo de la salida de Venezuela ha sido asombroso. Si a finales de 2015 fueron unos 695.000 quienes abandonaron el país, esta cantidad se ha disparado a más de cuatro millones a mediados de 2019, según datos de las autoridades nacionales de inmigración y otras fuentes. En solo siete meses, desde noviembre de 2018, el número de refugiados y migrantes aumentó en un millón», señaló la agencia a través de un comunicado.

Colombia es el primer país receptor, con 1,3 millones de migrantes venezolanos. A continuación lo sigue Perú, con 768.000. En tercer lugar figura Chile con 288.000 migrantes, Ecuador con 263.000, Argentina con 130.000 y Brasil con 168.000. México y los países de América Central y el Caribe también albergan un gran número de refugiados y migrantes procedentes de Venezuela.

«Estas cifras alarmantes resaltan la necesidad urgente de apoyar a las comunidades de acogida en los países receptores», señaló Eduardo Stein, representante especial conjunto de Acnur y la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). «Los países de América Latina y el Caribe están haciendo su parte para responder a esta crisis sin precedentes, pero no se puede esperar que sigan haciéndolo sin ayuda internacional».

Ayuda insuficiente

Los planes de ayuda humanitaria apenas cubren al 21 por ciento de los refugiados venezolanos a través de la financiación que brinda el Plan de Respuesta Regional Humanitario para Refugiados y Migrantes (RMRP) desde el pasado diciembre. Este plan lo han establecido los gobiernos de la región mediante mecanismos para coordinar su respuesta y facilitar la inclusión legal, social y económica de los ciudadanos venezolanos.

Sin embargo, lo que no tiene límite es la fuga masiva de venezolanos por la frontera terrestre andina, que ha vuelto a activarse debido a la incertidumbre política. A comienzos de este año, Juan Guaidó, presidente encargado de Venezuela, dio ciertas esperanzas de que iba a cambiar el gobierno de Nicolás Maduro, lo que frenó parcialmente el éxodo. No obstante, la migración ha vuelto a incentivarse debido a la continuación del régimen en el poder.

Además de esto, los factores económicos y sociales como la hiperinflación, el desempleo masivo, el cierre de empresas, la inseguridad y la violencia han impulsado también la fuga masiva de venezolanos, que podría alcanzar los dos millones de migrantes adicionales de aquí al año 2020, de acuerdo a las proyecciones demográficas.