Restos del Airbus A320 siniestrado en los Alpes franceses - afp
Accidente Airbus

La caja negra encontrada en los Alpes está «dañada»

El ministro francés del Interior cree que se podrán reconstituir las conversaciones de los pilotos grabadas en el CVR, que ya está siendo analizada en París

M.a.
Actualizado:

La caja negra encontrada ayer en el lugar del accidente del Airbus A320 de Germanwings en los Alpes franceses está dañada, según han indicado fuentes próximas a la investigación. «La caja negra encontrada es el CVR», ha declarado una fuente a AFP. «Pero el CVR está dañado. Ha sido enviado a París esta mañana al BEA (Oficina de investigación y análisis para la seguridad de la aviación civil)». [Así estamos contando en directo todas las novedades sobre la tragedia aérea en los Alpes]

El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, ha reconocido que la caja está dañada pero cree que será posible analizarla. En una entrevista concedida a la emisora RTL, el ministro indicó que va a ser posible reconstituir los datos de esa caja, la que graba las conversaciones de los pilotos, para tratar de esclarecer lo sucedido. La caja negra ya se encuentra en París, donde ya está siendo analizada.

Un avión comercial lleva reglamentariamente dos cajas negras, llamadas DFDR (Digital flight Data Recorder) y CVR (Cockpit Voice Recorder). La primera, que aún se busca en la zona de los Alpes conocida como Seyne, registra todos los parámetros del vuelo durante 25 horas (velocidad, altitud, trayectoria...), mientras que el CVR graba las conversaciones, pero también todos los sonidos escuchados en la cabina de los pilotos. Un análisis acústico permite incluso saber cómo funcionaban los motores.

Estas grabadoras de datos, introducidas en la aviación a partir de los años 60, se encuentran en el interior de unas cajas metálicas particularmente sólidas. Con un peso de entre siete y diez kilos cada una, son en realidad de color naranja con bandas reflectoras blancas para poder ser encontradas con más facilidad. Las primeras cajas negras que recogían los datos de vuelo llevaban un papel fotográfico protegido con una cinta negra, de ahí la expresión «caja negra».

Los datos están protegidos por un recinto blindado que los preserva de profundas inmersiones de hasta 6.000 metros o de la exposición a altas temperaturas. Están equipadas de una baliza que se activa en caso de inmersión y emite pitidos de ultrasonido cada segundo durante una duración de al menos 30 días, que puede ser captada a unos 2 kilómetros. Gracias a ellas, cerca del 90% de los accidentes aéreos han podido ser explicados.

El avión de Germanwings que despegó de Barcelona con destino a Düsseldorf con 150 personas a bordo, entre ellos 47 españoles, realizó un descenso de ocho minutos antes de estrellarse en los Alpes franceses.

El contacto se perdió 20 minutos antes

El contacto de los pilotos se perdió a las 10.31 hora local (09.31 GMT), unos 20 minutos antes del choque, ha indicado hoy la ministra francesa de Ecología, Ségolène Royal. La torre de control de Aix-en-Provence pudo hablar por última vez con la cabina a las 10.30 hora local (09.30 GMT), en un momento en que el avión se encontraba a 11.400 metros de altitud.

Los controladores, tal y como ha afirmado Royal en la emisora RMC, indicaron a los pilotos que mantuvieran ese nivel de vuelo y que se pusieran en contacto con la torre posteriormente, y recibieron la confirmación desde la cabina. Un minuto después, no obstante, el avión comenzó a descender sin autorización, y los pilotos no respondieron a la llamada de los controladores cuando estos les preguntaron por la pérdida de altura.

A las 10.40 hora local (09.40 GMT), el avión, a 2.000 metros de altitud, desapareció de los radares, y nueve minutos después helicópteros del pelotón de alta montaña de la localidad de Jausiers, un caza Mirage 2000 y un avión de suministro despegaron en su busca para ver qué sucedía.

El presidente ejecutivo de la filial de bajo coste de Lufthansa, Thomas Winkelmann, subrayó ayer que de momento no se cuenta con información suficiente para aclarar los motivos del siniestro del Airbus A320. «No podemos dar información específica», explicó el directivo alemán, quien aclaró que esta investigando lo sucedido con las autoridades francesas y el fabricante del avión y que trasladará la lista de pasajeros y sus nacionalidades a sus familiares antes de difundirla oficialmente.

Winkelmann confirmó que el avión realizó un descenso de ocho minutos antes del accidente, pero señaló que aún se desconocen los motivos. « No podemos decir por qué redujo la altura. No tenemos información de por qué el avión descendió tan rápidamente».

El registro por radar del trayecto que realizó el Airbus A320 siniestrado parece indicar que el aparato trató de realizar algún «tipo de aterrizaje» para tomar tierra. Sin embargo, la portavoz del sindicato de controladores USCA en Canarias, Carmen Guerra, dijo a Efe que el descenso de 7.000 metros fue muy rápido para ser una aproximación al aterrizaje, y demasiado lento para una emergencia. El tiempo era bueno y la altitud de vuelo era mucho más elevada que la zona de los Alpes que sobrevolaba, lo que a priori, en su opinión, daba más tiempo al piloto para reaccionar.

A ello se suma que no hubo llamada de socorro desde el avión, que perdió altura a una velocidad más rápida de lo normal. Puede que se produjera un fallo estructural en el aparato, o una causa exterior provocara el fatal accidente.

El presidente de Germanwings no descartó un descenso intencionado, ni siquiera si se debió a un ataque terrorista. «Si el repentino descenso es deliberado o no, son especulaciones. No tenemos esos datos. No sabemos si ha sido un descenso deliberado». Sin embargo, la vicepresidenta para Europa de Lufthansa, Heike Birlenbach, explicó horas después en el Aeropuerto de el Prat que todo hace indicar que fue un «accidente», ya que «no hay por ahora ninguna razón por la que se pueda atriburir a otras circunstancias». «Cualquier otra caso sería una especulación», ha añadido Birlenbach, zanjando la hipótesis de un atentado terrorista.

También el ministro del Interior francés ha señalado esta mañana en RTL que «la hipótesis terrorista no es la hipótesis principal esta mañana».

Los datos que revele la caja negra encontrada y el hallazgo de la segunda ayudarían a aclarar la tragedia del vuelo 4U9525. Las tareas de búsqueda y rescate de las víctimas se han reiniciado a primera hora de este miércoles.