Milk chocolate
Milk chocolate

El chocolate de las Fuerzas Armadas de EE.UU que se salvó de hundirse en el Titanic

Las barritas de cacao con leche que desarrolló Milton Hershey a finales del S. XIX fueron la gran bendición de Norteamérica que funcionó como un motor en la economía y el snack que sostuvo a los militares en las guerras del S.XX

MadridActualizado:

Si la mujer de un maestro chocolatero llamado Milton S. Hershey no hubiera enfermado, ambos hubieran sido pasajeros desafortunados del Titanic en abril de 1912. La fiebre alta impidió al matrimonio embarcar en el transatlántico y con ello ser parte de uno de los naufragios más terribles de de la historia. Gracias a esta casualidad el confitero pudo contribuir a la sociedad con el gran legado comercial de su marca.

Hershey’s es el nombre de una de las referencias más importantes de dulces norteamericanos. Su creador, Milton, revolucionó la forma de consumir el cacao en Estados Unidos a principios del siglo pasado. Este visionario creó la primera barra de chocolate con leche en el continente y a un precio posible para todos los bolsillos. Además formuló la Ration D Bar, una tableta energética que permitió a los norteamericanos tener la energía suficiente para rendir en las trincheras durante la II Guerra Mundial.

Junto con su gran aportación a la industria de la alimentación, Milton Hershey fue un gran empresario que miró siempre por el bienestar de sus trabajadores. El pionero en la comunicación institucional creía que la felicidad de sus empleados se reflejaría en la calidad del producto. Por esta razón mandó construir una zona residencial para ellos, en ésta se contaba con todo tipo de servicios y de amenidades (en su día hubo un zoo, hoy convertido en un gran parque de diversiones que ha ido creciendo desde 1903 hasta ahora). Además «el pueblo de chocolate».

La labor filantrópica de Hershey se basaba en la educación gratuita, así que mandó poner un orfanato y un colegio en la villa.

Hoy este complejo es un punto de referencia turístico en Pensilvania, en el cual se puede disfrutar de su enorme parque temático.

La tragedia

La gran actividad empresarial de Milton comenzaría durante la Revolución Industrial , la cual trajo grandes avances consigo. Entre los cuales muchos permitieron romper las grandes barreras a las que se había enfrentado el hombre hasta ese momento: la distancia y la comunicación.

La máquina de vapor fue uno de los elementos que dio un empujón a la industrialización. De esta manera, las empresas obtenían un suministro de manera más rápida y éstas a su vez incrementaron la producción a mayor escala.

No obstante, a toda evolución muchas veces le precede un coste humano no escrito. El Titanic fue ese gran paso hacia la modernidad naval, pero que no sobrevivió al catastrófico accidente la noche del 14 de abril de 1912.

El barco más seguro del mundo, como así lo definía la «White Star Line» (la compañía propietaria del buque), no sobrevivió al impacto contra un icerberg. Este accidente causó la muerte de más de 1514 personas durante esa madrugada.

El destino de Hershey no finalizaría en el naufragio, los pasajes reservados a su nombre no fueron utilizados. Todo gracias a la enfermedad de Kitty, que impidió que el matrimonio embarcara desde Southampton rumbo a la muerte.

Toda esta contribución social fue posible gracias a la enfermedad de Kitty Hershey, la esposa de Milton, la cual impidió que embarcaran en el Titanic.

Un sabor exclusivo para los ricos

En su origen, solamente unos pocos privilegiados podían disfrutar de las bondades del chocolate,el cual se ingería de manera líquida, calentito y en finas tazas de porcelana. Los bombones no aparecerían hasta fines del S.XIX, como las primeras estructuras sólidas del preparado del cacao.

Su consumo, bien a mordisquitos o a sorbitos, fue un lujo cuyo placer no era posible para la economía de las masas hasta finales del S. XIX, momento en el que inicia su fuerte industria.

No obstante, gracias a la libre competencia de mercado -que nació durante la revolución industrial frente a la creciente oferta de producto de calidad- las empresas buscaban brindar el mejor precio. De esta manera los artesanos y fabricantes comenzarían la democratización del chocolate , lo cual permitió que los bolsillos más modestos pudieran acceder a su disfrute.

Un nuevo impulsor en la industria europea

La solidez del chocolate así como las diversas y curiosas figuras que podemos encontrar actualmente en cualquier bombón, antes era el gran misterio que para todos los confiteros, aunque no para el holandés Casparus Van Houten, quien lo había patentado.

Sin embargo, cuando expiraron sus derechos sobre la rigidez del chocolate muchos confiteros de renombre en la época se lanzaron a reeditar sus elaboraciones. De esta manera, a finales del siglo XIX comenzaron a forjarse las grandes leyendas y maestros de este manjar en Suiza, Bélgica etc.

La industria chocolatera prometía ser un nuevo impulsor de la economía. Las fábricas demandaban empleados, quizás no tanto para su elaboración de la que se encargaban las máquinas, pero si para crear las finas envolturas que cubrían estos pequeños y dulces tesoros.

Las vitrinas de las tiendas de caramelos de Europa tenían una nueva estrella: el bombón, el cual le daría gran prestigio a la artesanía de este pequeño postre tan apreciado en el mundo entero.

La imaginación de los confiteros variaba desde las figuritas del chocolate así como en los diferentes sabores del relleno, lo cual iba generando entre los golosos grandes expectativas en un solo bocado. Sin embargo, la gran evolución que se dio en la sofisticación del mismo también trajo consigo la adulteración y sucedáneos del cacao.

Todo ello implicó un grave riesgo para la salud. Entre las sustancias que se habían descubierto para sustituir gran parte del cacao y darle ese color oscuro y la solidez del bombón se encontraban: yeso, arena marrón, migas de pan etc.

Las autoridades enseguida regularon este tipo de producción nociva, creando estándares de calidad. Con ello, los artesanos buscaron alternativas saludables y originales para economizar el uso del cacao. Por esta razón nació el chocolate con leche, era una opción más asequible y además ofrecía variedad dentro del surtido del productor.

No obstante, la mezcla encontró varias situaciones problemáticas. Daniel Peter encontraría la fórmula, creando la primera barra de chocolate con leche en Ginebra allá por el año 1875. Sin embargo, este bien debía consumirse lo antes posible dado a la descomposición del producto lácteo. No sería hasta principios de siglo XX cuanto Hershey desarrollaría la primera tableta que no se estropearía frente a los factores de exposición.

La chocolatina bélica

La compañía Hershey’s es desde 1937 un gran aliado de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos. La marca ha colaborado en el aporte nutricional necesario de las tropas durante cada uno de los conflictos bélicos.

El proyecto nació como «Ration D bar», un «snack» que mandó desarrollar el coronel Logan a la empresa de dulces. La tableta requería una producción especial que facilitara la ingesta de energía en el momento menos pensado. Por ello era vital un aporte de 1800 calorías divididas en tres chocolatinas de 4 onzas.

Logan buscaba además de motivar a los militares y de darles una fuente de carbohidratos rápida, un alimento práctico, que sobreviviera al tiempo y fuese resistente al calor. A partir de esto, Hershey’s desarrolló una fórmula especial para que la barrita no se derritiera en los bolsillos de los soldados.

Hershey's Tropical Bar
Hershey's Tropical Bar - National Museum of American History

La «Ration D» acompañó a las Fuerzas Armadas de Estados Unidos a las grandes expediciones y conflictos hasta el fin de la II Guerra Mundial, cuando se reelaboraría la receta para añadirle mejoras. Tras experimentar con la masa, crearon la Tropical Bar (la cual acompañó en la misión APOLO 15). Después, durante la Guerra del Golfola chocolatina bélica fue nuevamente reformulada y pasó a llamarse «Desert», todavía más resistente al calor.

De esta manera, Hershey’s es la empresa que indirectamente vela por la fuerza de los militares estadounidenses . Les proporciona un rápido suministro de glucógeno, para que puedan enfrentar día con día al enemigo y a la muerte en las trincheras.

¿Quién era Milton Hershey?

El maestro chocolatero provenía del seno de una familia humilde pero muy trabajadora. Con 13 años de edad dejó los estudios para aprender un oficio. Durante cuatro años estuvo empleado en una confitería donde le enseñaron a elaborar deliciosos caramelos. Posteriormente inició su pequeño proyecto de dulces, el cual fracasó no una, sino dos veces.

Sin embargo posteriormente fundó Lancaster Caramel Company allá por 1886. Sus dulces le proporcionaron una enorme cosecha de éxitos. Sin embargo, el sentía inquietud por el manjar que volvía loco a Europa, especialmente ese chocolate que había probado del suizo Daniel Peter- el confitero que desarrolló la primera tableta de cacao con leche.

El legado de Hershey

El empresario vendió Lancaster Caramel Company, la dulcería que le abrió paso a su gran fortuna, la cual le permitió montar su propia industria del chocolate.

Desde el inicio, Milton ofreció al consumidor un producto con una calidad excelente a un precio que cualquier familia pudiera pagar (aún sin tener ninguna otra empresa ofertando lo mismo en aquel momento). El confitero quería que todos los ciudadanos de Estados Unidos pudieran disfrutar del gran sabor del chocolate con leche que volvía loca a Europa.

El visionario, enamorado del sabor de las diferentes combinaciones del cacao, decidió democratizar este manjar, para que todas las familias norteamericanas tuvieran el placer y la alegría de saborear y compartir una tableta de chocolate en sus casas.

Como quería leche fresca todos los días se instaló cerca de una granja, desde la cual le surtieron todos los litros necesarios para elaborar sus famosos chocolates.

Milton creía en la comunicación corporativa. La gratificación y el bienestar de sus empleados era vital para poder desarrollar un producto óptimo. Así que Hershey buscó facilitar la rutina de los trabajadores. Empezó construyendo una zona residencial muy cerca de la fábrica, en ella disponían de todas las amenidades y servicios necesarios, para que no tuvieran que salir ni desplazarse lejos. De esta manera, ellos terminaban su jornada y podían jugar con sus hijos en el parque o disfrutar de su familia en un entorno privilegiado.

Parque de atracciones Hershey's
Parque de atracciones Hershey's - Tmblr

Dentro del «el pueblo de chocolate»-como así le llamaban- había un centro cultural, un zoo, y un parque de atracciones (el cual ha sido ampliado desde 1903 hasta ahora). Además de la diversión, Milton creía que la educación era vital para la felicidad y el desarrollo humano. Por esta razón, su filantropía dejó un legado ejemplar : el orfanato Industrial High School, que fue asistido por su mujer y el colegio Hershey High School, en el cual todos los hijos de sus trabajadores tenían acceso a una educación moderna y gratuita.

Todo funcionaba dentro de los acres y estensión de terrero y bondad del fundador del «pueblo de chocolate».