Alumnos del IES Cartima junto a su profesora Rosa Liarte y el alcalde de la ciudad tras la inauguración de las nuevas calles con nombre de mujer
Alumnos del IES Cartima junto a su profesora Rosa Liarte y el alcalde de la ciudad tras la inauguración de las nuevas calles con nombre de mujer

El instituto que está luchando por la igualdad en el callejero de toda España

Los alumnos de secundaria de Cártama (Málaga) han conseguido nombrar a cuatro nuevas calles de su municipio después de estudiar el callejero: apenas el veinte por ciento homenajean a mujeres ilustres

Actualizado:

El jueves 10 de enero estaba fijado en el calendario de los habitantes de Cártama como una fecha especial. Los alumnos del IES Cartima habían conseguido el compromiso por parte del alcalde de nombrar a las calles nuevas del municipio con nombres de mujer, y precisamente ese día se inauguraban cuatro. Sin saberlo, al realizar un trabajo de investigación dos cursos antes en una asignatura optativa, estaban plantando su pequeña semilla por la igualdad. La profesora detrás de ellos, Rosa Liarte, recuerda el enfado con el que sus pupilos expusieron las conclusiones del estudio: apenas el 20 por ciento del callejero de su ciudad rendía homenaje a mujeres ilustres, muchas menos si se excluyen a las vírgenes o el santoral. Fueron ellos quienes exigieron a su profesora hacer algo, y consiguieron que el propio alcalde de Cártama, Jorge Gallardo, se acercara al instituto y se comprometiera con los jóvenes para los próximos proyectos.

Cuando el regidor local pisó el aula y le expusieron su trabajo, según cuenta Rosa Liarte a ABC, incluso se sentía avergonzado. En todos los años que llevaba al frente de la gestión de Cártama, «no había sido consciente» de la desigualdad que nombra las calles del municipio malagueño. De eso trataba el ejercicio propuesto en clase: de descubrir los micromachismos que pasan desapercibidos en el día a día. Para corroborar su hipótesis, estudiaron también las ciudades a su alrededor, y las conclusiones fueron las mismas: las mujeres están invisibilizadas, también, en el callejero.

Pioneras

Las cuatro mujeres que, desde la pasada semana, rebajan la sangrante media del 20 por ciento son María Teresa León, escritora de la Generación del 27; Federica Montseny, la primera mujer en ocupar un cargo ministerial en España; María Luz Morales, periodista pionera del articulismo cultural y escritora española del siglo XX, fue la primera mujer en España directora de un diario nacional, La Vanguardia, y Emilia Pardo Bazán, precursora en sus ideas acerca de los derechos de las mujeres y el feminismo en la España del siglo XIX. Los estudiantes le dieron al ayuntamiento un listado con biografías incluidas de mujeres que, desde su punto de vista, también merecen colgar su nombre en las placas. Entre otros nombres, propusieron a Emilia Pardo Bazán, Simone de Beauvoir, la madre Teresa de Calcuta o incluso Lydia Valentín.

Después de dos cursos escolares, estas inauguraciones en Cártama han sido el primer fruto material de su trabajo. Pero según cuenta Liarte, «hay más de 100 profesores inscritos en el proyecto en toda España, y unos 300 municipios analizados», por lo que se puede intuir que su inauguración es solo una de las muchas que están por venir. Esta profesora, premiada incluso por Google por sus méritos, como historiadora explica estos «despistes» como expresión de la propia cultura. «Los logros de las mujeres se han invisibilizado, en los libros también se resalta más el papel de los hombres», y explica, con su capacidad didáctica mediante, el papel que jugó, por ejemplo, Mari Luz Morales a la sombra de Alberti o Rose Beuret Mignon, a la que se le atribuyen muchas esculturas de su marido, Auguste Rodin. Pero no le hace falta irse tan lejos: saca a relucier el caso de J.K. Rowling, que ocultó su nombre bajo las siglas por temor a vender menos copias de su saga «Harry Pottter». «La historia se ha encargado de hacernos invisibles y hay que hacerlo visible», remata.

Respecto a las recientes polémicas respecto a la necesidad de redefinir o no el feminismo, Liarte destaca «la mala prensa», por aquellos que tratan de «confundir, diciendo que el feminismo no es igualdad, y justamente eso es lo que significa». Desde sus aulas, reparte las herramientas necesarias para enfrentar los micromachismos, «poco a poco se está trabajando, y hay avances», por lo que deja, optimista, la puerta abierta a la igualdad necesaria.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia