«Hay canciones que ayudan a contar, a trabajar las fracciones, la división y la multiplicación...»

Carmen Domínguez Rodríguez es profesora y formadora de música en el Trinity College London

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La música tiene mucho de matemáticas y de ciencia. El fenómeno físico-armónico se puede estudiar y comprender desde parámetros puramente científicos y, al mismo tiempo, permitirá a los estudiantes entender la razón por la que un tubo (asimilable a una trompa) emite distintos sonidos o porqué la octava se consigue dividiendo la longitud de una cuerda en dos (en una guitarra o en un violín). 

Esto nos lleva a pensar que se pueden unir materias e interconectarlas, cargarlas de sentido y retroalimentación. Todas las disciplinas deberían beneficiarse de la actividad cerebral que produce la música, porque abarca múltiples elementos. Hay canciones que ayudan a contar y a sumar comparando las notas, a través de las cuales se pueden explicar fracciones, la división o la multiplicación... Se puede aprender simetría con un pentagrama, física explicando el sonido, o las normas de comportamiento reflexionando sobre el sentido de la responsabilidad de cada músico en una orquesta. Es un lenguaje universal que nos une y del que todos disfrutamos.

Ovide Decroly (23/julio/1871, Renaix (Ronse), Bélgica-1932, Uccle) fue un pedagogo, psicólogo, médico y docente belga que realizó estudios de neurología y psiquiatría en París y Berlín. Fue él quien desarrolló una teoría pedagógica muy interesante en la que defiende que los niños entienden la realidad como un todo (esto hace que el trabajo por proyectos sea tan beneficioso) y que es más adelante cuando, en su necesidad de analizar, tipificar y clasificar, divide la realidad en cosas llamadas materias.

Pero es falso que la realidad se divida en materias. La realidad es compleja y tiene de física y química y estadística y psicología y lengua y biología y antropología y música... Lo que proponemos es que esa realidad se trabaje desde esa complejidad y que la música forme parte de ella. En muchas tribus africanas la música forma parte de los rituales diarios que acompañan a la comunidad los 365 días del año. El ser humano está configurado para disfrutar de la música y es una suerte que exista como fuente de alegrías y buenos momentos, imborrables en muchos casos.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia