Imagen de Fátima poco después de nacer
Imagen de Fátima poco después de nacer - GLOBAL HUMANITARIA

Fátima, la bebé refugiada siria cuya vida corre peligro si no consigue 13.000 euros para operarse

«Te pedimos que nos ayudes a salvar la vida de nuestra hija», claman los progenitores de esta bebé de cuatro meses ante la difícil situación en la que se encuentran

Actualizado:

«Cuando la tocas solo sientes los huesos. No sé cómo sigue viva». Esta es la desgarradora declaración de unos padres desesperados por salvar la vida de su bebé. Se trata de Fátima, una refugiada siria de solo cuatro meses cuyo colon no funciona por culpa de la rara enfermedad de Hirschsprung, de tipo congénito, que afecta a recién nacidos.

«Te pedimos que nos ayudes a salvar la vida de nuestra hija», claman los progenitores ante la difícil situación en la que se encuentran. Y es que si Fátima hubiera nacido en un país de Europa, por ejemplo, su situación sería muy diferente.

La ONG española Global Humanitaria está ayudando a esta familia cuya vida viene marcada por un conflicto que asola a Siria desde hace ya ocho años.

Fátima nació en Madaba (Jordania), el campo de refugiados donde se conocieron sus padres tras huir de la guerra. Allí tuvieron a sus dos pequeño: Mohammad, un niño sano que ahora tiene un año, y la bebé de cuatro meses.

La pequeña nació con la enfermedad rara de Hirschsprung que impide que su colon funcione y no puede defecar con normalidad, una situación que pone su salud en grave peligro, según explica a Efe Javier Gil, responsable de Comunicación de la ONG Global Humanitaria. Para solucionarlo es necesario eliminar la parte del intestino que no funciona.

Y eso no es todo. Fátima nació con una cardiopatía que, con tan solo tres meses de vida, fue necesaria intervenir para que pueda resistir la cirugía de colon que hay que practicarle en un plazo de dos o tres meses.

Las intervenciones tienen un coste de 13.000 euros que sus padres no pueden costear y de los que la ONG ya ha recaudado más de 3.500 con la campaña « Ayúdanos a salvar la vida de Fátima».

La pequeña, que también fue operada a los cuatro días de nacer, tiene problemas de peso porque apenas puede alimentarse, lo que le provoca a su vez problemas de deshidratación y nutrición en un hogar marcado por las humedades.

Un préstamo de 37 euros

«Tendría que haber sido tratada ya», se lamentan sus progenitores, incapaces de costear una operación que para ellos es todo un lujo.

«Trabajo en la agricultura. Igual trabajo hoy pero no mañana», explica el padre. «Mis ingresos no son suficientes ni para los gastos diarios, así que no puedo reunir una cantidad tan grande», reconoce. Esta situación económica se ve agravada por el préstamo que tienen de 5000 dinares (unos 37 euros) para hacer frente a los gastos médicos de Fátima y otros imprevistos. «Nunca podré pagar el coste de la operación», se lamenta.

Por esta razón, Global Humanitaria ha creado la campaña de microfinanciación colectiva con la etiqueta #SalvemosAFátima.

Según los médicos que tratan a la bebé en Amán (Jordania) la vida de Fátima corre grave peligro si no se opera pronto, motivo por el que la ONG ha iniciado la citada campaña en la que se puede colaborar.

La mayoría de los niños que padecen la enfermedad de Hirschsprung y son operados se curan por completo y llevan una vida normal, subrayan desde la ONG.

Apúntate a la newsletter de Familia y recibe gratis cada semana en tu correo nuestras mejores noticias

O súmate a nuestro whatsapp, y recibe cada día en tu móvil lo más interesante de ABC Familia