La alcaldesa sale de su casa en Roma un día después de declarar por supuesto abuso de poder
La alcaldesa sale de su casa en Roma un día después de declarar por supuesto abuso de poder - EFE

Virginia Raggi, investigada por un escándalo político-amoroso

La alcaldesa de Roma ha declarado ante la Físcalía por abuso de poder, tras nombrar a su amante como jefe de su secretaría política

CORRESPONSAL EN ROMAActualizado:

El Ayuntamiento de Roma se ha convertido en el escenario de una telenovela con una protagonista estelar: Virginia Raggi (38 años), del populista Movimiento 5 Estrellas (M5E) y, según las encuestas, la peor regidora de Italia. El caos que vive el consistorio desde que fue elegida, hace ocho meses, se complica día a día. Ahora, ante los ojos desconcertados de todo el país, la alcaldesa y su Junta municipal están dando todo un espectáculo, descubriéndose amores secretos, promociones familiares, clientelismo y luchas intestinas que han acabado en investigaciones judiciales. Mientras, la capital de Italia está paralizada.

El último capítulo se está viviendo estos días, tras las explosivas declaraciones al diario «La Stampa» del asesor de Urbanismo, el ingeniero Paolo Berdini (68). Excomunista y muy apreciado por las bases del M5E, ha puesto a Raggi por los suelos: «Es inadecuada para el papel que ostenta. No está preparada. No está capacitada estructuralmente. No es una cuestión de años. En lugar de rodearse de lo mejor, se ha rodeado de una banda. Está en medio de una corte de los milagros. La situación es explosiva. Es un error tras otro», se ha desahogado Berdini en el rotativo turinés.

Crisis matrimonial

Y de esa banda forma parte el que ya es ex jefe de la Secretaría de Raggi, Salvatore Romeo (52) a quien el asesor de Urbanismo identifica como el amante de la alcaldesa. Virginia Raggi había admitido antes de la campaña electoral que atravesaba una crisis matrimonial desde hacía tiempo. Casada con Andrea Severino, es madre de un niño de 8 años.

Precisamente sobre la estrecha relación de Raggi con Salvatore Romeo se ha desatado una auténtica tormenta. Al poco de tomar posesión, Raggi nombró a Salvatore Romeo jefe de su Secretaria Política, triplicándole el sueldo: de 39.000 euros, pasó a ganar 120.000. Ahora se ha descubierto que, unos meses antes de que Virginia Raggi ganara las elecciones, Romeo le había suscrito dos pólizas de seguro de vida por valor de 33.000 euros. Ella afirma que no sabía nada, pero las sospechas son inevitables.

El asesor de Urbanismo es irrefrenable en sus explosivas declaraciones: «Son dos incautos. Estos eran amantes. Eso yo lo descubrí el segundo día. Yo me preguntaba: ¿Pero cómo se explica esta relación? Pues de esta manera: 'Yo soy un hombre generoso, te llevo a la cama…'». Cuando salió hace una semana la noticia sobre las pólizas de vida, Raggi parecía acabar de caerse del guindo, afirmando que Salvatore Romeo no le había informado de nada. «Esta mujer nos dice que no sabía nada. ¿Pero qué historia nos cuenta?», se pregunta el asesor de Urbanismo.

Estas declaraciones de Berdini han puesto a Raggi al borde de un ataque de nervios, pues llegan después de que recibiera la notificación de que estaba siendo investigada por abuso de poder en el nombramiento de Romeo. El desastre político del populista M5E en Roma es evidente. Y la Ciudad Eterna es el espejo de Italia.