Victoria de Hohenlohe junto a su padre
Victoria de Hohenlohe junto a su padre - ABC

Victoria de Hohenlohe, la joven con más títulos nobiliarios de España

La nueva duquesa de Medinaceli ya acapara cinco títulos y espera recibir veintinueve más

MadridActualizado:

Han pasado cuatro años desde que Victoria Eugenia Fernández de Córdoba y Fernández de Henestrosa, familiarmente conocida como Mimi de Medinaceli, XVIII Duquesa de Medinaceli, con 42 títulos nobiliarios, 11 de ellos con Grandeza de España, falleciera a los 96 años en la sevillana Casa de Pilatos. Esta semana, según publicó el Boletín Oficial del Estado (BOE) del 9 de octubre, a su bisnieta Victoria (hija del último duque de Medinaceli fallecido hace algo más de un año, Marco Hohenlohe-Langenburg, y Sandra Schmidt-Polex) le han sido concedidos tres de sus títulos: el marquesado de Cilleruelo, el de San Miguel das Penas y el condado de San Martín de Hoyos. Estos títulos se suman al condado de Ofalia (que llevó su abuela Ana de Medina y que su padre en vida le concedió a ella), y al ducado de Medinaceli, que ella reclamó cuando todavía lloraba la muerte de su padre. Aunque sobre estas cuestiones siempre hay discrepancias, el rango actual de Victoria, como XX duquesa de Medinaceli y descendiente directa de los Reyes de Castilla, es más elevado que los de Alba y Medina Sidonia.

A sus 20 años y mientras espera que se resuelva la adjudicación de los títulos que le corresponden, Victoria ya es una de las más jóvenes Grandes de España y pertenece a una nueva generación de duquesas. Fuentes cercanas al Ministerio de Justicia han contado a este periódico que estos tres títulos que anuncia el BOE «los pidió la joven duquesa hace dos años, ya que pertenecían a su bisabuela y ni Marco ni el duque de Segorbe los habían reclamado». También añaden que cuando fallece el portador de un título, sus herederos tienen cinco años para reclamar esta distinción: «El primer año se reserva automáticamente al sucesor directo, el segundo para el siguiente y durante los otros tres, puede reclamar el título cualquiera que presente documentos que acrediten el parentesco». Además, los herederos pueden subrogarse en las causas que han dejado abiertas sus antecesores. Es el caso de Victoria, que se ha subrogado en la solicitud que su padre presentó en 2014 para poder llevar los otros nueve títulos con Grandeza de España y otros 20 de menor alcurnia que también pertenecían a la duquesa de Medinaceli. Éstos últimos se encuentran en la actualidad en manos de la Justicia, ya que en marzo de 2015 Ignacio de Medina, XX duque de Segorbe (tío abuelo de Victoria e único hijo que sobrevivió a a la duquesa de Medinaceli) solicitó también 20 títulos que ya habían sido reservados para Marco. En los próximos meses se deberá resolver la cuestión de estas distinciones.

Discreta vida en Madrid

Hasta que se resuelvan estas cuestiones, Victoria continúa con sus estudios de Historia y Economía en el Instituto de Empresa de Madrid. Cuando llega el invierno, se escapa a alguna estación para practicar el esquí, deporte que aprendió siendo muy pequeña, cuando se trasladó con su hermano Alexander a vivir a Múnich tras el divorcio de sus padres. Hoy, su día a día transcurre en la capital, donde comparte piso con una compañera, se divierte con sus amigos e intenta pasar inadvertida. Por el momento, la joven disfruta de sus años de juventud sin abandonar los asuntos que desgraciadamente su padre dejó a medias. A ambos les unía un vínculo muy especial, lo que le permitió a Marco transmitirle muchos conocimientos sobre la histórica Casa.