ABC

Lo que tienen en común (y lo que diferencia) a las primeras damas de América del Sur

Con un papel cada vez más importante en la agenda política, la figura repunta en una región en la que algunos países abogan por eliminarla

Actualizado:

Desde que en el siglo XIX se utilizar por primera vez el término «la primera dama de la Tierra», muchas son las mujeres que han tenido el título por ser esposas de los jefes de Estado de diversos países. Rara vez se ha escuchado en España, donde la primera dama es la Reina, pero sí es un término muy habitual en América del Sur. Al menos, en los territorios que son repúblicas.

Y es que cabe recordar que todavía hay territorios dependientes de Reino Unido (Malvinas, Georgias del Sur y Sandwich del Sur), de Francia (Guayana Francesa) y de Holanda (Aruba, Curazao y Bonaire), con diferentes niveles de independencia. Tampoco hay primera dama en Trinidad y Tobago, donde actualmente la presidenta es Paula-Mae Weeks.

Juliana Awada (Argentina)

La esposa de Mauricio Macri es una de las primeras damas de América del Sur más conocidas en España, dadas las estrechas relaciones entre Argentina y nuestro país. Definida por la revista «Vogue» como «una versión moderna de Jackie Kennedy», Awada es hija de un inmigrante libanés y tras vivir un tiempo en Oxford, se involucró en el negocio familiar, una empresa textil con presencia en Argentina, Chile y Uruguay.

Antes de conocer al presidente argentino, Awada contrajo matrimonio en 1997 con Gustavo Capello, de quien se divorció un año después. Comenzó tiempo después una relación con Bruno Barbier, con quien estuvo durante casi una década y padre de su hija Valentina. En 2009 su camino se cruzó con el de Macri, dándose el «sí, quiero» un año más tarde. Fruto de esta unión nació Antonia, su segunda hija y cuarta de su esposo. Hija de dos musulmanes seculares, Awada se bautizó en 2014.​

Su presencia en la Quinta de los Olivos no ha estado exenta de polémicas . Fue denunciada en dos ocasiones tras descubrirse unos talles clandestinos que afirmaban vendían ropa a la empresa de Juliana Awada, además de la filtración de un vídeo que demostraba las pésimas condiciones laborales de los trabajadores de una firma que pertenece a la primera dama. Awada se defendió de las acusaciones afirmando que eran falsas y venían «del lado político». Tampoco fue bien recibido su nombramiento en abril de 2016 como asesora presidencial, con un sueldo mensual de noventa mil pesos (unos dos mil euros).

12345678910
  1. Marcela Temer (Brasil)

    EFE

    Si algo ha sorprendido del matrimonio presidencial de Brasil es la diferencia de edad entre el presidente, Michel Temer, y su esposa, Marcela. Entre ambos hay 43 años, pero ella siempre lo ha tenido claro: «es como si Michel tuviera 30 años».

    Marcela Temer, de 33 años, es doctora en Derecho por la facultad de Sao Paulo, así como «madre y jefa del hogar», como se definió ella misma en un reportaje para la revista «Veja».

    La pareja contrajo matrionio en 2003, cuando ella tenía 20 años y él 63. Hasta entonces, Marcela había trabajado como modelo y también como recepcionista en un diario local. El recogido que lució en la toma de posesión de su esposo dejó al descubierto que luce el nombre de «Michel» tatuado en la nuca.

  2. Cecilia Morel (Chile)

    EFE

    Cecilia Morel comenzó su noviazgo con Sebastián Piñera a los 19 años, tras una vida creciendo juntos en el mismo barrio. Se casaron el diciembre de 1973, cuando apenas llevaban un año de noviazgo, y se fueron a Estados Unidos, donde Piñera estudió su doctorado en Economía. Para ello, Morel tuvo que abandonar sus estudios de Enfermaría en la Pontificia Universidad Católica de Chile.

    Tras regresar a su país, Morel volvió a intentarlo con Enfermería hasta que nació su segunda hija (el matrimonio tiene cuatro hijos: Magdalena, Cecilia, Juan Sebastián y Cristóbal), faltándole solo un semestre para terminar la carrera.

    Decidió entonces matricularse en el Instituto Profesional Carlos Casanueva, donde se tituló como orientadora familiar y comenzó su trabajo con familias en riesgo de exclusión.

    Entre 2010 y 2014, con la primera presidencia de Piñera, además de ser primera dama desarrolló su labor como directora del Área Sociocultural de la Presidencia, puestos que ha vuelto a ostentar con el segundo mandato de su marido.

  3. Juliana Ruiz (Colombia)

    REUTERS

    «La primera vez que fuimos novios fue cuando yo tenía 15 años. Después de bailar y hablar por horas en una fiesta de un amigo, llegué a mi casa y le dije a mi mamá: "Conocí al papá de mis hijos". Recuerdo que, aterrada, me respondió: "No digas palabras ociosas". ¡Y ya ve!». Así de resuelta explicaba Juliana Ruiz a «El Tiempo» como inició su relación con Iván Duque.

    No fue una relación fácil. «Realmente estuvimos más tiempo separados que como novios. Tuve relaciones importantes, y él también. Sin embargo, Iván siempre estuvo presente para mí».

    Ruiz trabajo para la Organización de Estados Americanos (OEA) durante 12 años y como primera dama le gustaría «apoyar algunos de los proyectos de Iván en temas de educación, cultura e innovación, espcialmente en niños».

  4. Rocío González (Ecuador)

    AFP

    Durante la presidencia de Rafael Correa, se suprimió el cargo de primera dama de Ecuador y su esposa, Anne Malherbe, pasó prácticamente desapercibida. Durante la campaña presidencial de 2017, Rocío González, esposa de Lenin Moreno, manifestó su interés en apoyar a su esposo en algunos sectores sociales, si bien manifestó su rechazo al título en sí mismo.

    Empresaria turística ecuatoriana, su vida profesional se inició en el mundo de la banca privada, hasta que decidió crear junto a su esposo una empresa encaminada a promocionar el sector turístico. La pareja se conoció en 1974 tras una fiesta de Carnaval, y un año de noviazgo fue suficiente para contraer matrimonio. El matrimonio tiene tres hijas -Irina, Cristina y Carina- y trabajan como un auténtico equipo, más desde que en 1998 Lenín Moreno perdió la movilidad de sus piernas tras recibir un disparo en un asalto a su casa.

  5. Evaliz Morales (Bolivia)

    AFP

    En Bolivia, el papel de primera dama recayó sobre los hombros de Evaliz Morales, hija de Evo Morales, que este mismo año se graduaba en Derecho por la Universidad Católica Boliviana de La Paz. Evaliz ha sido la encargada de acompañar a su padre en algunos viajes oficiales al extranjero, ya que el presidente no está casado. Y hasta ahí su papel representativo.

    Curiosamente, Evo Morales afirmó en una ocasión que no quería que su hermana Esther ejerciera como primera dama del país porque consideraba el título como «un insulto para la mujer».

  6. Silvana López (Paraguay)

    REUTERS

    Al igual que en Ecuador, el papel de la primera dama llevaba unos años desaparecido en Paraguay, desde que en 2008 el exobispo Fernando Lugo se convirtiera en presidente del país. En 2013, Emilia Alfaro, mujer de Federico Franco, lo recuperó temporalmente, pero volvió a desaparecer con cuando asumió el cargo Horacio Cortes, divorciado y sin pareja.

    Mario Abdo y Silvana López se conocieron durante una fiesta del colegio donde ambos estudiaron. Tuvieron que pasar muchos años, dos matrimonios y varios hijos -dos de él y tres de ella- para que sus caminos volvieran a cruzarse. Juntos son padres de un niño de 12 años. Silvana se ha convertido en una pieza clave en la vida política de su marido, defendiendo el papel tradicional de esposa, madre y trabajadora.

  7. Maribel Díaz (Perú)

    Esta discreta profesora apenas se deja ver en público. De hecho, Maribel Díaz Cabello renunció a los privilegios que podía obtener como esposa de Martín Vizcarra, presidente de Perú. «La señora Maribel Díaz Cabello ha solicitado de manera expresa que no se realice el desembolso de recursos, por lo que nunca ha recibido pago alguno por concepto de viáticos», señaló presidencia en su comunicado.

    La pareja se conoció en su época de estudiantes en la Universidad César Vallejo. Desarrolló su carrera profesional como directora de un colegio hasta que su marido fue nombrado embajador de Canadá: «Me especialicé en educación pre-escolar y en los últimos 25 años me aboqué a trabajar con los niños y niñas de mi natal ciudad. La educación, fundamentalmente en los más pequeños, es clave para el progreso y desarrollo del Perú, ellos son el presente y futuro de nuestro país. Por eso, la promoción de lectura y el acceso a una educación de calidad con dignidad son la motivación que me anima a seguir aportando a mi país», refleja su perfil oficial.

  8. Auxiliadora Delgado (Uruguay)

    EFE

    Entre 2005 y 2010, María Auxiliadora Delgado y Tabaré Vázquez formaron pareja presidencial, combo que han vuelto a repetir desde 2015 con la victoria del político.

    De niños, vivían muy cerca, de hecho se conocieron en una fiesta de su colegio. La pareja tiene cuatro hijos, uno de ellos adoptado, y 11 nietos. Delgado trabajó en la Caja de Jubilaciones y Pensiones de Profesionales Universitarios hasta su jubilación en 1992, convirtiéndose en la primera dama más longeva de la lista.

    Lo cierto es que no se ha dejado ver en el papel de esposa del presidente y no ha concedido ni una sola entrevista. Eso sí, como católica practicante, fue la representante de Tabaré Vázquez en las exequias del Papa Juan Pablo II. Pese a su bajo perfil, preside la Comisión Honoraria de Salud Bucal Escolar, ente que asesora desde 1005 a la Presidencia.

  9. Cilia Flores (Venezuela)

    REUTERS

    Tras el ascenso al poder de Nicolás Maduro en 2013, Venezuela perdió el título de primera dama y ganó el de «primera combatiente», que actualmente ostenta Cilia Flores.

    Nombrada por Hugo Chávez Procuradora General de la Nación en 2012, Flores desempeñó también el cargo de presidenta de la Asamblea Nacional hasta enero de 2011. Graduada como abogada especialista en Derecho Penal y Laboral, contrajo matrimonio con Maduro en el año 2013.

    En este tiempo, son dos los grandes escándalos que han sacudido a Flores. La esposa de Maduro fue acusada de nepotismo después de que 42 parientes entraran a trabajar en la Asamblea General como oficinistas, informaciones que descalificó acusando a los periodistas de ser «mercenarios de la pluma».

    Además, un ahijado y un sobrino de la primera dama fueron arrestados en 2015 en Haití por intentar «colar» en Estados Unidos hasta 800 kg de cocaína.

  10. Sandra Granger (Guayana)

    La esposa del presidente David Granger, Sandra Granger, trabajó durante varios años en la Universidad de Guayana en el departamento de Lenguas Modernas. Tras independizarse sus hijos, Granger se macriculó en la Universidad de Guayana, donde se graduó en Artes, Literatura inglesa y Portugués.

    Su currículum es muy llamativo, ya que consiguió una de las codiciadas becas Fulbright para continuar formándose en la Universidad de Pittsburgh, consiguiendo así un máster en literatura brasileña y un certificado en Estudios Latinoamericanos.

    Como primera dama ha fijado su atención en los derechos de las mujeres, así como en la prevención de la violencia sexual.