Chabelita con Jorge Javier Vázquez
Chabelita con Jorge Javier Vázquez - GTRES

La rebelión de Chabelita a través de sus novios: este es el historial amoroso de la hija de la Pantoja

«No necesito que me quieran, pero sí que me hagan caso», ha confesado la joven. A los 16 años, cuando conoció a su rpimer novio, su madre le dijo «¡Esta relación no puede ser!»

Actualizado:

Desde que entró en «Gran Hermano VIP», Chabelita está al margen de lo que está pasando fuera de la casa. Y están pasando muchas cosas. Como, por ejemplo, que su madre, Isabel Pantoja, llame durante una hora y 20 minutos a «Sálvame» para aclarar cuál es exactamente la relación que tiene con su hija rebelde.

A Chabelita, los píxeles se le fueron con la inocencia, destapando la cara más rebelde del clan Pantoja. Cuando sopló las 18 velas, se descubrió que la joven estaba embarazada de su pareja, Alberto Isla, y tras nacer su hijo, Alberto, la joven abandonó Cantora para vivir a su aire. La vida de la joven ha sido un ir y venir entre programas de telerrealidad y exclusivas, entre un novio y otro. Porque, desde que la tonadillera prohibiera a su hija ver a su primer novio, Manuel, Chabelita ha aprendido a rebelarse de su madre a través de su vida sentimental.

«A Manuel le conocí a través de Tuenti cuando yo tenía 16 años. Un día mi madre nos sentó a los dos uno a cada lado y dijo: "¡Esta relación no puede ser!". A él le echó y a mí me encerró en el cuarto sin etléfono, ni ordenador. Yo no lo entendía», relataba la joven en una polémica entrevista con Mila Ximénez en la revista «Lecturas», la misma que llevó a su madre a llamar al programa de Telecinco.

Chabelita y Alberto Isla
Chabelita y Alberto Isla - GTRES

Chabelita encontró en su entorno sus mejores celestinos para mantener la llama de la pasión. Con Manuel le echó una mano Chelo García Cortés: «Me dijo que íbamos a coger unas entradas para el museo Thyssen, a ver si mi madre me dejaba ir, y me dejó porque iba con Chelo. Quedé con él, hicimos el paripé en el museo, comimos en un bar y luego nos fuimos a casa de Chelo. Ella nos la enseñó y nos dijo que cuando nos llamara bajáramos. Tardó tiempo». Ahora, la joven reconoce que si le hubiesen dejado más libertad «habría durado con aquel chico dos semanas porque no teníamos nada que ver».

Su cómplice para verse con el padre de su hijo, Alberto Isla, no fue otro que su propio hermano, Kiko Rivera. «Me invitaba a su casa de Sevilla con Alberto. También fuimos a Benidorm, mi hermano tenía bolos y nos llevaba. Nos cogió una habitación para nosotros. Fue el útlimo verano antes de mi embarazo».

«Yo no sabía nada»

«Yo a mi hija no la perdí cuando se fue de casa a los 18 años, la perdí mucho antes», lloraba Pantoja por teléfono ante los colaboradores de «Sálvame». Con la mayoría de edad, la joven se fue a vivir con Isla. «Pensaba que estaría con él toda mi vida», confiesa ahora. Una relación turbulenta con varias idas y venidas. «No me enamoro. Creo que enamorada no he estado nunca», asegura ahora Chabelita, quien sí reconoce tener la necesidad de «estar enganchada emocionalmente a alguien». «No necesito que me quieran, pero sí que me hagan caso. No tengo la necesidad de quedar con alguien», resume.

Chabelita junto a Alejandro Albalá, que lleva en brazos al hijo de Pantoja
Chabelita junto a Alejandro Albalá, que lleva en brazos al hijo de Pantoja - GTRES

Entre sus dos capítulos con Isla -ahora zanjados-, Chabelita mantuvo otro noviazgo de subidas y bajadas con Alejandro Albalá, un joven que quería ser piloto y vivía en Santander. Albalá y Chabelita llegaron a contraer matrimonio durante un viaje a Cancún, con su consecuente divorcio a los pocos meses.

Chabelita y Omar Montes
Chabelita y Omar Montes - GTRES

Antes de entrar en la casa de «Gran Hermano», Chabelita añadió otro nombre a su lista de conquistas. Se trata de Omar Montes, un joven de Benidorm con un pasado como boxeador que ahora se dedica al trap. Montes participó en «Mujeres y hombres y viceversa», es amigo de Kiko Rivera y, en apenas unas semanas, vivió toda una historia con Chabelita que tuvo hasta infidelidades.