Mario Biondo y Raquel Sánchez Silva en una imágen que la presentadora compartió en Twitter
Mario Biondo y Raquel Sánchez Silva en una imágen que la presentadora compartió en Twitter

Quince imágenes del cuerpo sin vida de Mario Biondo podrían confirmar la teoría de que murió asesinado

En Italia ha sido reabierto el caso de la muerte del marido de Raquel Sánchez Silva. La criminóloga que investiga el caso habla de asesinato

MadridActualizado:

Las causas de la muerte de Mario Biondo, el que fuera marido de Raquel Sánchez Silva, han vuelto a cuestionarse después de que la familia del cámara italiano consiguiera reabrir el caso en su país. Los Biondo han conseguido volver a sentar en el banquillo de testigos a la presentadora de televisión y a todas las personas que tuvieron contacto con él días antes de su muerte.

Lo que en un principio se dictaminó como un suicidio podría no ser tal cosa. Tras esta segunda declaración, la criminóloga Roberta Bruzzone y los abogados de la familia Biondo, Toni Palazzoto y Carmelita Morreale, han tenido acceso a la las fotografías realizadas por la policía cuando encontraron el cadáver del cámara. Tal y como ha relatado Bruzzone al periódico «La Reppublica», estas quince instantáneas son muy importantes para poder valorar si realmente Biondo se suicidó o no: «Las fotos relativas a cómo fue encontrado el cuerpo de Mario Biondo son muy interesantes. Tienen muchos detalles que confirman nuestra tesis. Mario fue asesinado, no se suicidó como alguno ha querido hacernos creer. Ahora, la última palabra la tiene el médico forense y nuestros peritos. Estamos muy confiados, pronto descubriremos la verdad».

Estas pruebas han convertido otra vez la muerte del marido de Sánchez Silva en un tema de actualidad en Italia, que la familia de Biondo intenta que se reabra en España. Porque ellos siguen pensando que su hijo (y hermano) no pudo quitarse voluntariamente la vida. «Nuestro hijo fue asesinado. Alguien ha querido silenciarlo porque había descubierto algo muy importante y grave», decía hace unos días Santina, la madre del cámara.