Marta Ortega, acompañada por su padre, Amancio Ortega
Marta Ortega, acompañada por su padre, Amancio Ortega - EFE

Así fue la primera boda de Marta Ortega

La hija del fundador de Inditex se casará este viernes en segundas nupcias con Carlos Torretta, hijo del diseñador Roberto Torretta, después de darse el «sí, quiero» con el jinete aturiano Sergio Álvarez Moya en 2012

Actualizado:

Tan solo faltan unas horas para el gran enlace que unirá a la heredera de Inditex, Marta Ortega, con Carlos Torretta en La Coruña este viernes en una ceremonia civil en la residencia familiar de Amancio Ortega en el Paseo de la Dársena, a la que solo acudirán las personas de su entorno más cercano. Posteriormente se trasladarán al Club Náutico, donde se ofrecerá un cóctel y una cena a cargo del gran chef Ricardo Sanz, cocinero de Kabuki. Un día después, será la gran fiesta, ya algo más multitudinaria, con todos los amigos de la pareja, que tendrá lugar en Casas Novas, el club hípico de la familia.

Dos días de celebraciones que contrastan con la primera boda de la zarina con Sergio Álvarez Moya. Fue el 18 de febrero de 2012 cuando los deportistas contrajeron matrimonio en el pazo familiar que poseen en la localidad de Anceis, en el municipio coruñés de Cambre, ante más de 200 invitados. Una celebración muy sobria, adjetivo que caracteriza a la familia pese a su inmensa riqueza.

Sergio Álvarez Moya y Marta Ortega, un día antes de su boda
Sergio Álvarez Moya y Marta Ortega, un día antes de su boda - EFE

En aquella ocasión, Marta Ortega desfiló hacia el altar con un diseño de su gran amigo Narciso Rodríguez: un vestido de tirantes de escote en V con un precioso abrigo de seda para combatir el frío del norte. La heredera trabajó codo con codo con el modisto para diseñar su vestido de ensueño, algo que reflejaba su cara al bajar del coche que la trasladaba al pazo. Sin embargo, este viernes, el vestido será muy diferente.

El aperitivo y la cena transcurrió en el mismo lugar y tan solo duró un día, mientras que con Torretta las celebraciones de la boda son dos días. Desde su entorno cercano han apuntado que Marta Ortega no quiere que su boda tenga algún parecido a la anterior, por eso no se han decidido por celebrarla en el pazo familiar como en la anterior ocasión y como también lo hizo su padre con Flora Pérez.

Sergio Álvarez Moya y Marta Ortega, tras el nacimeinto de su hijo
Sergio Álvarez Moya y Marta Ortega, tras el nacimeinto de su hijo

Lo único que unirá estas dos bodas tan diferentes quizá sea el hecho de que Marta Ortega haya decidido darse el «sí, quiero» de nuevo en La Coruña, señal del amor que siente por su tierra natal, y el florista, el belga Thierry Boutemy, que ya se encargó de la decoración de la primera boda.