Mario Vaquerizo
Mario Vaquerizo - Ernesto Agudo

Mario Vaquerizo: «Quiero ser padre»

El polifacético cómico ha concedido una entrevista en la que se sincera sobre su relación con su mujer Alaska

MadridActualizado:

El polifacético Mario Vaquerizo (43 años) ha concedido esta semana una entrevista a la revista «Diez Minutos» en la que se sincera sobre su relación con su mujer Alaska y la crisis que sufrió con ella tras la muerte de Bimba Bosé y David Delfín. «Lo que desencadenó la crisis con Olvido fue cuando me di cuenta de que la vida te da sorpresas inesperadas y eso me hizo replantearme muchas cosas», explicó el cómico.

Sin embargo el matrimonio siguió adelante y a día de hoy forman una de las parejas más estables del panorama nacional. «La necesito muchísimo porque en las relaciones tiene que haber emociones, retos y nuestro balance es muy positivo después de estos 19 años, en los que seguimos teniendo atracción el uno por el otro», y aseguró que no le preocupa que la gente piensa que es homosexual: «Cuando la gente se cuestiona nuestra relación no me preocupa porque que me llamen maricón para mí no es un insulto, me molesta porque están cuestionando a Olvido», dijo tajante. Sin embargo siente que todavía le queda una asignatura pendiente: «Ser padre, pero ser padre no es una cosa de uno sino de dos. Ahora sí siento que sería un buen padre y si tuviera un hijo sería con Olvido, con nadie más».

Ministerio

Cuando conoció la noticia de que el periodista Maxim Huerta asumió el Ministerio de Cultura y Deporte, no dudó en acudir a las redes sociales para expresar su felicidad. Sin embargo este nombramiento no fue a buen puerto y la revista aprovechó para preguntarle si le hubiera gustado a él ser ministro de Cultura: «No. Yo soy consciente de mis limitaciones, de lo que puedo y no puedo hacer. Soy cómico y no estoy a la altura que se requiere para gestionar una cartera como la del Ministerio de Cultura. hay gente mucho más cualificada que yo», y asegura que « la política me da pereza porque se ha convertido en un dogma».