Law durante su intervención en Calais, este fin de semana
Law durante su intervención en Calais, este fin de semana - AFP
GENTE

Jude Law lidera un movimiento contra el derribo de parte de un campamento de inmigrantes en Francia

Este fin de semana, el actor británico estuvo en el campamento «Jungle», en Calais, para protestar contra el futuro desalojo de la zona sur del mismo. Mostró una carta de protesta a la que se han adherido 96.000 personas

MadridActualizado:

«Tenía que venir a verlo con mis propios ojos. No se puede hablar de lo que no se conoce», dijo Jude Law, micrófono en mano, este fin de semana en el campamento de inmigrantes «Jungle», situado en Calais (al norte de francia). El actor británico ha sido la voz cantante de un movimiento que aglutina a numerosos artistas e intelectuales británicos para presionar a las autoridades de Francia y del Reino Unido para que no se desmantele dicho campamento.

Acompañado de algunos actores y músicos, Law habló en público y reveló la existencia de una carta a la que se han adherido 96.000 personas para solicitar al gobierno de David Cameron que actué ante la perspectiva de demoler las viviendas levantadas en la zona sur del campamento. Según varias organizaciones humanitarias, se trataría de echar abajo las casas que ocupan unas 3.000 personas, entre las que se encuentran 440 niños. A la misiva se han adherido personalidades como Colin Firth, Toby Jones, Stephen Fry, Benedict Cumberbatch, Tom Stoppard, Steve Coogan, Jemima Khan, Richard Curtis, Helena Bonham Carter, Gary Lineker o Idris Elba.

En opinión de Law, que se derriben estas viviendas supondría «desarraigar de nuevo a aquellos que ya han tenido que abandonar sus hogares debido a la guerra y la persecución». Además, el actor criticó abiertamente al gobierno de David Cameron: «Es una absoluta vergüenza que el gobierno británico no haga lo suficiente para aliviar la crisis. Se debe trabajar de manera urgente con las autoridades francesas para paliar la situación», declaró.

Al otro lado del Canal de la Mancha, no todo el mundo aplaude los esfuerzos de Law y sus colegas para tratar de solucionar la dramática situación en el que viven, desde hace meses, los inmigrantes llegados a Europa desde diversos lugares de Oriente Medio, en especial los afectados por la guerra civil en Siria. Para algunos, se trataría de una postura demagógica, dado que la mayor parte de las personas que residen en el campamento de Calais no son refugiados políticos, sino inmigrantes económicos a la espera de que se levanten las fronteras para entrar en Gran Bretaña.

En la carta se señala que «ésta es una crisis humanitaria que necesita ser reconocida como tal y es imperativo que hagamos todo lo que podamos para ayudar a estos refugiados inocentes y altamente vulnerables, especialmente los menores de edad, de la manera tan rápidamente como sea humanamente posible.

Los firmantes aseguran que el desalojo amenaza con echar abajo tres mezquitas, así como varias «instalaciones comunitarias», una biblioteca y un teatro.