La Infanta Doña Pilar inaugura El Rastrillo «Nuevo Futuro»

La hermana del Rey ha contado con el apoyo de El Juli en el acto de presentación del tradicional mercado navideño benéfico

madrid Actualizado:

Recién llegada de Montecarlo, donde ha acudido a una gala benéfica organizada por una asociación del autismo presidida por los Príncipes Alberto y Charlene de Mónaco, la Infanta Doña Pilar, en calidad de presidenta de honor, ha vuelto a inaugurar un año más el Rastrillo Solidario Nuevo Futuro, que se celebra los días previos a las fechas navideñas en el pabellón de la Pipa de la Casa de Campo de Madrid.

Acompañada por El Juli, Doña Pilar aprovechó para aclarar que su hermano el Rey pasará por el quirófano el miércoles, para someterse a una operación de traumatología. Una vez más, el Monarca se pondrá en manos del Doctor Villamor para esta operación.

En el Rastrillo, que abre sus puertas el 23 de noviembre, se pueden encontrar regalos navideños, antigüedades y otros artículos de decoración. Todo lo que se recaude durante estos días será destinado a distintos colectivos de mujeres maltratadas y presas que están cumpliendo el tercer grado y que tienen hijos menores de tres años.

Casi medio siglo de historia

El Rastrillo de la Asociación Nuevo Futuro nació hace 43 años, en Madrid, como medio para conseguir recursos para financiar el mantenimiento de los menores en los primeros pisos de acogida. En los años siguientes la colaboración y entrega incondicional de muchos voluntarios y algunas embajadas hicieron posible el éxito de «El Rastrillo», extendiéndose desde Madrid a otras ciudades de España. La recaudación de los diferentes Rastrillos ha sido fundamental para mantener y dar a conocer la Asociación Nuevo Futuro en toda España.

El Rastrillo de Madrid en la actualidad tiene más de 80 puestos y cerca de 1.200 voluntarios. El año pasado, a pesar de la crisis, se mantuvo el número de visitantes que ascendió a 15.000 y la recaudación descendió sólo un 10%.

El Rastrillo se abre este año con mucho entusiasmo y empuje gracias a la ayuda desinteresada de numerosos voluntarios que quieren hacer de esta edición un gran lugar de encuentro solidario en unos momentos en que las circunstancias económicas nos son muy adversas para llevar a cabo nuestra labor de acogimiento de menores.