Carmen Thyssen cena con la mejor amiga de Borja
Carmen Cervera en la gala benéfica de MONAA, la asociación «Mónaco contra el autismo» - gtres

Carmen Thyssen cena con la mejor amiga de Borja

La baronesa coincidió en Mónaco con Francesca Franco, la madrina de su nieto Sacha Thyssen

madrid Actualizado:

Favor con favor se paga. Hace un mes, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid inauguraba la exposición «El arte de Cartier» con el apoyo de la familia Grimaldi, que prestó para esta muestra las joyas de pedida de mano de Grace Kelly y envió a la mismísima Carlota Casiraghi, hija de la Princesa Carolina, a la gala de apertura. La baronesa Thyssen, agradecida por aquel gesto de Alberto II, viajó este jueves a Montecarlo, acompañada de la Infanta Doña Pilar, patrona del Thyssen, para devolver el favor.

Tras una visita relámpago a Lugano para tratar algunos temas vinculados con la inminente venta de «Villa Favorita», el palacio que heredó de «Heini» en el cantón suizo de Tesino, Carmen asistió a la gala benéfica presidida por el Príncipe Alberto y la Princesa Charlene para recaudar fondos para MONAA, la asociación «Mónaco contra el autismo». Doña Pilar, que en mayo pasado prologó un libro sobre esta enfermedad, fue la invitada de honor a esta cena en el Sporting Club a la que también asistieron Carmen Martínez-Bordiú, María Zurita, Carolina Herrera y Miguel Báez El Litri, Paloma Cuevas y Enrique Ponce, Inés Sastre, Paloma Segrelles y Nieves Álvarez, así como celebrities internacionales como el exfutbolista Christian Karembeu o el cantante Umberto Tozzi.

Un encuentro inesperado

Sin duda, Tita protagonizó el momento más interesante de la gala al compartir mesa y mantel con Francesca Franco, una íntima amiga de su hijo Borja y madrina de su nieto Sacha. Francesca, una exitosa empresaria inmobiliaria casada con el médico Íñigo López de la Osa, reside en Mónaco desde hace años y es muy amiga del Príncipe Alberto. De hecho, fue ella quien invitó a Borja y a Blanca Cuesta al tradicional Baile de la Rosa, en 2010.

Una de las últimas veces que Tita y Francesca habían coincidido fue en el bautizo de Sacha Thyssen, en abril de 2008. En aquella ocasión, la baronesa abrió las puertas de «Villa Favorita» para que su primer nieto recibiera las aguas bautismales e incluso posó con el niño y los padres en una exclusiva de «¡Hola!» que se leyó como una tregua familiar tras varios años de desencuentros (Tita había llegado a sugerir que el niño no era hijo de Borja). Aquel armisticio se rompió en agosto de 2010, con el nacimiento de Eric, el segundo nieto de la baronesa. Desde entonces, la relación entre madre e hijo ya no es la misma. Ni siquiera conoce a su tercer nieto, Enzo, nacido el pasado 10 de octubre.

Memorias aplazadas

Pero Tita no solo tiene «diferencias» con su hijo y su nuera, sino también con las exmujeres del difunto barón. Tras anunciar que las memorias póstumas de «Heini» saldrían a la venta este mes de noviembre, Carmen ha tenido que aplazar nuevamente este libro en el que, según parece, las anteriores mujeres del barón (Teresa de Lippe, Nina Dyer, Fiona Campbell-Walter y Denise Shorto) no salen bien paradas. Esta es la tercera vez que la baronesa pospone la publicación, que ahora está prevista para marzo de 2013.

Fuentes cercanas a la ex Miss España achacan el nuevo aplazamiento a que Cervera «está añadiendo nuevos datos» a un libro que ya genera polémica. Otros opinan diferente. «Quizá Carmen haya decidido contratar a un abogado para que examine los aspectos legales de su libro», dice a ABC una de las exmujeres del barón, quien prefiere mantener el anonimato, aunque aclara que está a la espera de la publicación del libro para «contar su versión» o, si es necesario, iniciar una demanda. Lo cierto es que los Thyssen están preparando un nuevo capítulo que huele a escándalo.