Las hermanas Wachowski, una historia de identidades ambiguas más allá del cine

Andy Wachowski ha anunciado públicamente que es transexual, Lilly, como hace cuatro años hiciera su hermana mayor, Lana

MadridActualizado:

A Larry y Andy no les gustaban las entrevistas; todo lo que tenían que decir, lo hacían desde detrás de las cámaras. Pero fue precisamente delante de estas, forzados por la presión mediática que amenazaba con revelar cuestiones de su vida privada, ante las que comunicaron sus nuevas identidades sexuales.

Larry Wachowski, después de rumores que apuntaban desde 2003 hacia un inminente y mal llamado «cambio de sexo» —«son cirugías de reasignación genital o de reasignación de sexo», indica Mané Fernández, portavoz de Federación Estatal de LGTB y también hombre transexual—, reconoció en 2012, durante el estreno mundial de «Cloud Atlas» en el Festival de Cine Internacional de Toronto, que se llamaba Lana y era transexual: «Sentí cierta responsabilidad por la gente LGBT, y algunas personas me han pedido que sea más pública (...) Sabía que un día tendría que ser más pública y tuvimos que negociar cuándo ocurriría esto. Con esta película que habla sobre cómo transcender nuestro miedo y los límites del 'otro' de tantas maneras parecía bastante natural hacerlo ahora», declaró.

«Algunas personas transexuales resaltan ciertos estereotipos de forma exagerada para poder cumplir con los roles marcados por la sociedad»Mané Fernádez, portavoz FELGTB

Así, Larry pasó a llamarse Lana. Tras su fallido primer matrimonio con Thea Bloom en 1993 se casó en 2009 con la dominatrix Karin Winslow, alias Ilsa Strix, y exmujer, a su vez, del actor pornográfico transgénero Buck Angel.

A su por entonces hermano, Andy (ahora Lilly, como la Lili Elbe que interpreta Eddie Redmayne en «La chica danesa», la primera persona conocida en someterse a una reasignación de sexo), le llevó cuatro años más hacer acopio de coraje. Y no lo hizo motu propio, sino «con temor», ante el apremio de una noticia que podría haberse titulado «Escándalo de cambio de sexo. Los hermanos Wachowski, ahora son hermanas».

Casada con Alicia Blasingame desde hace casi 25 años, la cineasta ha reconocido en el semanario 'Windy City Times' que tanto su mujer como sus amigos y, sobre todo, su «fantástica» hermana, se han mostrado comprensivos con una transición que, como ha confesado, todavía lucha por comprender, al igual que su propia identidad. «Ser transgénero no es fácil. Vivimos en un mundo binario de género... Esto significa que cuando eres transgénero tienes que enfrentarte a la dura realidad de vivir el resto de tu vida en un mundo que es abiertamente hostil», aseguraba en el comunicado.

Second Wachowski filmmaker sibling comes out as trans, Lilly releases statement to Windy City Timeshttp://www.windycitymediagroup.com/lgbt/Second-Wachowski-filmmaker-sibling-comes-out-as-trans-/54509.html

Posted by Windy City Times on martes, 8 de marzo de 2016

Larry y Andy son ya Lana y Lilly. La primera va siempre precedida por sus llamativa rastas fucsias y violetas; la segunda, según la imagen publicada por 'Windy City Times', por una media melena castaña y unas gafas. En algunas ocasiones, es habitual que las transexuales exageren ciertos aspectos femeninos para reafirmar su nueva identidad. «Algunas personas transexuales resaltan ciertos estereotipos de forma exagerada para poder cumplir con los roles marcados por la sociedad. Dentro de la realidad transexual muchas veces se quiere ser la más mujer de las mujeres o el más hombre de los hombres», comenta a ABC el portavoz de FELGTB.

Identidades ambiguas en una irregular trayectoria

Revolucionaron la ciencia ficción con una cinematográfica «Matrix», un alarde de ritmo y espectáculo futurista que los consagró como directores a tener en cuenta. Entraron en Hollywood por la puerta grande, y cayeron en su mantra, la de la ambición y las sagas, explotando un éxito que se manió con dos fallidas secuelas de la película protagonizada por Neo. Y volvieron a tocar el cielo del séptimo arte con la polémica pero envolvente «V de Vendetta», un valiente filme político que ha despertado, como toda película que se precie, tantos abucheos como alabanzas.

Curiosamente, su filmografía ha servido para decir oficialmente cuanto callaban en público, con un recurrente tema en toda su trayectoria, el de identidades ambiguas. Neo podía desarrollar una nueva identidad a partir de sus incursiones en una realidad paralela; muchos han visto en V a un terrorista envuelto en la capa de un héroe; e incluso en «Cloud Atlas», donde para entender cada historia personal hay que encontrar los imperceptibles hilos que enlazan pasado, presente y futuro.

Los hermanos Wachowski son ahora hermanas. Ambas toman las riendas de las cámaras, pero también de sus vidas, abriendo los ojos al mundo y, sobre todo, a una industria más conservadora de lo que le gustaría reconocer. Emulan fuera de la pantalla lo que sus personajes dentro de ella, huyendo de lo predecible y aburrido, como siempre han declarado.