El Rey Harald de Noruega se resiste a dejar su puesto a su hijo Haakon

El monarca ha zanjado los rumores sobre su posible abdicación, asegurando que es algo dura toda la vida

Actualizado:

Muchos son los monarcas que han dejado paso a las nuevas generaciones, pero otros se resisten a dejar el cargo. Un buen ejemplo es Harald de Noruega (82 años) que, tras los rumores de los últimos meses sobre su posible abdicación, ha zanjado el tema en una entrevista en la que ha asegurado que no le dejará el testigo a Haakon de Noruega.

«He prestado un juramento ante el Storting (el parlamento de Noruega) y eso es algo que creo que dura toda la vida. Es así de simple», ha dicho en la entrevista con el diario noruego «Dagens Næringsliv». En ese país se ha convertido en una tradición no dejar de ostentar el cargo hasta la muerte, algo que deja claro con sus palabras el Rey Harald: «Esto se ha convertido en una tradición en este país con la que sin duda continuaremos».

Fue en 2016 cuando el Rey Harald celebró los 25 años de reinado con unos juegos de invierno en Slottsplacen, la plaza del Palacio Real de Oslo con invitados tan ilustres como el Rey Carlos Gustavo de Suecia, la Reina Silvia y la Reina Margarita de Dinamarca.

Además se celebró un servicio religioso en la Capilla Real y un concierto en el aula magna de la universidad, en donde se entonó «Salve al rey y a la reina» por la Orquesta de la Radio Noruega. Quien no acudió a estos fastos fue el marido de la Reina Margarita de Dinamarca, el Príncipe Henrik, que, en 2015, decidió retirarse de sus obligaciones reales.

Bodas de oro

En 2018, el Rey Harald y Sonia de Noruega celebraron por todo lo alto sus 50 años de amor recreando su boda: el mismo Lincoln descapotable y la catedral de Oslo en la que se dieron el «sí, quiero» en 1968.