Harald y Sonia de Noruega durante la celebración de sus 50 años de matrimonio
Harald y Sonia de Noruega durante la celebración de sus 50 años de matrimonio - GTRES

Harald y Sonia de Noruega: medio siglo de amor

Se cumplen 50 años del enlace entre los reyes noruegos, cuyo comienzo de relación no fue nada fácil

MadridActualizado:

Este miércoles se cumplen 50 años del enlace entre Harald y Sonia de Noruega, con la celebración de sus bodas de oro en la catedral de Oslo. Hace medio siglo que se juraban amor eterno en ese mismo lugar.

Llegar a ese momento, sin embargo, no fue nada fácil. Ni más ni menos que nueve años fueron los que empleó Harald en conseguir que su padre, el rey Olaf V, diese el visto bueno a su enlace. Sonia era guapa, simpática, inteligente... y plebeya. El rey se opuso a la unión de la pareja durante tanto tiempo porque temía que un matrimonio morganático hiciese peligrar la monarquía.

15 años tenía la pareja cuando se vio por primera vez durante un campamento de verano. Ella era hija de un fabricante de tejidos; él, el guapo heredero al trono de Noruega. En aquel momento, decidieron mantener su relación en secreto. Mientras Harold ingresaba en la escuela de caballería y en la academia militar, Sonia continuaba estudiando diseño de moda y trabajando como costurera.

A los 18 años, Harold contó a su padre su romance y fue enviado a Oxford, en un intento del monarca de enfriar la relación de la pareja a base de kilómetros de separación. Mientras, se ocupó de organizar encuentros entre su hijo y algunas princesas europeas, para tratar de emparejarle con alguien de sangre real. Desiréé de Suecia y Sofía de Grecia fueron algunas de ellas. La actual reina emérita de España reconocía en una biografía: «Hubo muchos intereses para casarnos. Se provocaron encuentros, se hicieron cábalas...».

En el tiempo en el que se creía que, efectivamente, Harold y Sofía estaban flirteando, Sonia amenazó con suicidarse. El heredero fue consciente entonces de que debía dar el paso definitivo: plantear un ultimátum a su padre: o le permitía casarse con Sonia Haraldsen o él, directamente, renunciaría a sus derechos dinásticos. Al rey y al Parlamento Noruego no les quedó más opción que aceptar.

Harald y Sonia de Noruega
Harald y Sonia de Noruega - Pinterest

Nadie mejor que Harold y Sonia para comprender a Haakon, su hijo y heredero al trono, cuando les transmitió su deseo de prometerse con Mette-Marit (que era modelo, camarera y madre soltera de un niño que tuvo con un traficante de drogas). Los padres de Haakon, por supuesto, le apoyaron en su decisión. Lo mismo hicieron cuando Marta Luisa, su hija pequeña, quiso casarse con el polémico escritor Ari Behn, aunque ellos acabaron separándose.