Fotografía de Flavia Mertehikian, cedida por «Diario de Mallorca»
Fotografía de Flavia Mertehikian, cedida por «Diario de Mallorca» - FLAVIA MERTEHIKIAN

Donald Trump, «espantapájaros» en la finca de Michael Douglas en Mallorca

La mansión de s'Estaca, que ahora está en venta, ha sido la residencia vacacional del actor norteamericano a lo largo del último cuarto de siglo

PALMA DE MALLORCAActualizado:

La finca mallorquina de s'Estaca, adquirida en 1989 por el actor y productor norteamericano Michael Douglas, cuenta desde hace algún tiempo con un nuevo espantapájaros, circunstancia que en sí misma no sería especialmente relevante si no fuese porque el muñeco utilizado para evitar que haya aves en la zona reproduce la figura del actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump. La noticia ha sido desvelada este domingo por «Diario de Mallorca».

En la citada reproducción, una peluca simula el tupé del mandatario norteamericano, cuyo rostro aparece a tamaño natural a través de una fotografía recortada. La camisa que lleva el espantapájaros cuenta, además, con un complemento muy llamativo, una corbata con las barras y las estrellas que conforman la bandera del país.

Cabe recordar que s'Estaca, ubicada en el municipio de Valldemossa en su confluencia con Deià, fue puesta a la venta hace ya unos dos años. El precio fijado inicialmente rondaba los 50 millones de euros. En la actualidad, sin embargo, esa cifra sería algo más baja.

Vista aérea de s´Estaca
Vista aérea de s´Estaca- LEONARDO COMPARINI

Las razones por las que Douglas decidió hace algo más de un cuarto de siglo comprar s'Estaca fueron sobre todo de carácter sentimental. Su primera esposa, Diandra Luker, había estado vinculada a Mallorca desde niña, así que la compra de la mansión fue, en cierta forma, una prueba de amor del protagonista de «Wall Street» hacia Diandra y también hacia la isla. Cuando llegó el divorcio, en 2000, ambos acordaron repartirse el uso y el disfrute de s'Estaca, situada en un solar de unas cien hectáreas.

Así, Douglas tendría el derecho a residir en su propiedad mallorquina en la primera mitad de cada año, mientras que en los seis meses restantes ese derecho correspondería a Diandra. La incomodidad que esa situación tan peculiar pudo haber provocado con el tiempo en su segunda esposa, Catherine Zeta-Jones, fue seguramente uno de los motivos que propiciaron que la casa fuese puesta a la venta.

La relación de Douglas con Mallorca no se ha limitado, sin embargo, sólo a dicha finca, pues cabe recordar que en 2001 inauguró en Valldemossa el centro cultural Costa Nord, que había adquirido por algo más de dos millones de euros. Con esa compra, el productor de «Alguien voló sobre el nido del cuco» trataba de limar antiguas asperezas con las autoridades locales, que a mediados de los años noventa le habían sancionado por unas obras de reforma realizadas de forma irregular en s'Estaca.

Entre las actividades más destacadas que llevó a cabo Costa Nord en aquella época cabe recordar los conciertos que, bajo el epígrafe «Noches mediterráneas», trajeron a la isla a músicos y artistas de tanto prestigio como Michel Camilo, Philip Glass, Compay Segundo, Calle 54, Bebo Valdés, Diego «El Cigala», Art Garfunkel o Jimmy Webb.

En 2003, Douglas y el Gobierno balear acordaron que Costa Nord pasase a manos del Ejecutivo autonómico, a través de la firma de un convenio por valor de 4,4 millones de euros. El contrato establecía que el actor y productor sería, por su parte, la imagen de Baleares en las ferias internacionales de turismo entre 2003 y 2007. Dicho acuerdo fue promovido por el entonces presidente balear, Jaume Matas.

Fue también en Mallorca donde Douglas decidió presentar a todos los medios la película «La sombra de la sospecha», que protagonizaba. Estrenada en España en julio de 2006, esta producción contaba además con la participación de Kiefer Sutherland, Kim Basinger y Eva Longoria.

Douglas a la salida de su casa
Douglas a la salida de su casa- GTRES

Antes de la llegada de Douglas a s'Estaca, la finca era conocida sobre todo por haber sido adquirida a finales del siglo XIX —en concreto en 1878— por el archiduque Luis Salvador de Austria. Toda la propiedad fue profundamente reformada y ampliada ya en aquel entonces, momento en que ese enclave fue además testigo de la larga relación amorosa entre el Archiduque y su amante Catalina Homar.

En s'Estaca también vivieron a finales de los años sesenta del pasado siglo el malogrado pintor italiano Domenico Gnoli y su esposa, la también artista Yannick Vu. La incógnita que se abre ahora es saber quiénes serán los próximos propietarios de la finca, aunque en principio resulta difícil pensar que puedan llegar a ser tan conocidos y célebres como Douglas y Zeta-Jones.

Por lo demás, el popular actor está estos días de enhorabuena, pues pronto será abuelo. Su hijo mayor, Cameron, de 38 años de edad, y su novia desde hace un año, Viviane Thibes, de 39 años, están esperando su primer hijo. Cabe recordar que Cameron pasó casi siete años en la cárcel tras ser condenado por un caso de drogas. Desde que salió de prisión se halla en situación de libertad condicional y al parecer se encuentra ya totalmente rehabilitado.