El cine, el deporte o la música cuentan con precedentes de este tipo
El cine, el deporte o la música cuentan con precedentes de este tipo

La cara B de la fama: estrellas que reconocieron su adicción a las drogas

Demi Lovato, que ha confesado una adolescencia de excesos, es el penúltimo caso de una lista de celebrities a los que el reconocimiento llevó por el mal camino

MADRIDActualizado:

«Todavía tengo cosas que conseguir, y no estoy hablando solo de lo que puedo hacer con mi voz». Con esta sugerente respuesta, Demi Lovato reconocía en Refinery29 una adolescencia de excesos y una peligrosa adicción a la cocaína. La que fuera chica Disney sabe que tras levantar la mano y confesar su problema llega lo peor: convertir un buen deseo (dejar de consumir) en una buena conducta.

La actriz, de apenas 23 años, no es la primera persona conocida que confiesa haber tenido malos hábitos. Ella es el penúltimo caso de una lista de estrellas a los que la fama llevó por el mal camino. En el recuerdo aparecen actores, músicos, deportistas... Famosos a fin de cuentas que no supieron decir «no».

Quien nunca ha negado una juventud complicada y hasta haber traficado con sustancias prohibidas fue Angelina Jolie, que siempre se ha caracterizado por su sinceridad. En la esfera Hollywood aparecen muchos más nombres como el Demi Moore, Lindsay Lohan o la siempre excéntrica Courtney Love, que aunque nunca se ha mostrado especialmente arrepentida sí ha sido bastante franca: consumió drogas durante el embarazo de su hija en 1992 y sufrió una sobredosis de calmantes en 2003.

Entre los chicos, Daniel Radcliffe confesó con bastante ruido su adicción al alcohol y cómo la fama cambió sus prioridades. Peores vicios tuvo Bradley Cooper, que llegó a pensar en suicidarse.

Músicos y deportistas

La música ha sido otro foco habitual de malos hábitos. Aunque hay quien los ha reconocido como una parte más de su oficio, sí hay algunos que han mostrado cierto propósito de enmienda. Fito Cabrales ha explicado en alguna ocasión que tuvo una infancia difícil. La voz de «Fito & Fitipaldis» se crió en un entorno difícil y tuvo la tentación muy a mano. En España, por desgracia, no han sido pocos los músicos a los que la droga apartó antes de tiempo. En el recuerdo están Antonio Flores o Antonio Vega.

Mención aparte merecen algunos deportistas que, cuando se les suponía ejemplo de vida sana, confesaron que no todo era como parecía. Diego Armando Maradona reconoció entre lágrimas su adicción y con el tiempo ha dado más detalles, como que de no haber sido por este mal vicio habría llegado, aún, más lejos.

En España, la sinceridad de Pedro García Aguado, doble medallista olímpico en waterpolo, ha servido de estímulo a muchos jóvenes. Lejos de nuestro país, la confesión de Oscar de la Hoya, campeón mundial de boxeo en seis categorías distintas, sacudió a mucha gente. Él, que fue oro olímpico en Barcelona 92, que estuvo nominado al Grammy y que es una leyenda de su deporte, reconoció que salía más noches de las deseables y que aplazó varias peleas por sus malos hábitos.