Pilar Goya y Alfredo Pérez Rubalcaba, en 2014 - IGNACIO GIL | Vídeo: Atlas

Alfredo Pérez Rubalcaba, de la pista de atletismo a los veranos asturianos

Rubalcaba, el político socialista, muere en Madrid a los 67 años tras sufrir un ictus

Muere Rubalcaba, últimas noticias en directo

MadridActualizado:

La tarde del pasado miércoles, tras el ingreso de Alfredo Pérez Rubalcaba en el hospital de Puerta de Hierro a causa de un ictus, el teléfono de Pilar Goya, la mujer del expolítico desde hacía 40 años, no paró de sonar. Al otro lado del hilo, un aluvión de llamadas y mensajes de apoyo y fuerza para afrontar el difícil momento.

Rubalcaba nació el 28 de junio de 1951 en Solares (Cantabria). Hijo de un piloto de Iberia, sus padres decidieron cuando sus cinco hijos todavía eran muy pequeños trasladarse a Madrid. Asentados en el barrio de Salamanca, Rubalcaba y sus cuatro hermanos —Alejandro, Mariló, Elena y Javier— estudiaron en el Colegio El Pilar y tuvieron una infancia feliz entre su Cantabria natal, San Lorenzo del Escorial y Madrid.

Al finalizar el colegio, Rubalcaba se matriculó Facultad de Ciencias Químicas de la Universidad Complutense. Mientras estudiaba compaginó sus primeras colaboraciones en el PSOE, partido al que se afilió en 1974. A sus estudios y la política, integró otra de sus grandes pasiones: el atletismo, que le llevó a competir en 1975 los 100 metros lisos en los Campeonatos de España Universitarios. También fue un reconocido madridista.

Fue en las aulas de la universidad donde Rubalcaba conoció a su mujer Pilar Goya Laza, con quien se casó en 1979 en una finca cercana al circuito madrileño del Jarama. En ese momento, el político ya era Doctor de Química Orgánica, para ello trabajó en la Universidad de Constanza (Alemania) y en la Universidad de Montpellier (Francia), por lo que hablaba fluidamente francés e inglés y se defendía hablando en alemán. Goya, por su parte, llegaría a dirigir el Instituto de Química Médica del CSIC y a ser vicepresidenta de la Sociedad Española de Química Terapéutica.

Militante del PSOE desde que comenzó su relación con Rubalcaba, Goya siempre ha sido una mujer discreta, que prefirió apostar por su carrera mientras aplaudía desde un segundo plano los triunfos de su marido en la política. Para descansar, la pareja se trasladaba todos los veranos a Bricia, en Llanes (Asturias). Allí, el político y la química han pasado más de 25 veranos disfrutando con amigos del sol y la playa. Era habitual verles en el restaurante «La Parrera», una marisquería ubicada Niembru, a ocho kilómetros de Llanes. En los últimos tiempos, el único año que no se vio a Rubalcaba por allí fue en 2011, cuando estaba inmerso en la campaña electoral de ese año.

En 2014, tras la abdicación de Don Juan Carlos y la proclamación del Rey Felipe —donde tuvo un papel clave—, Rubalcaba decidió abandonar la política y volver a la universidad. En septiembre de ese mismo año, comenzó a impartir clases de Química Orgánica en la Universidad Complutense de Madrid. En esta nueva etapa de su vida, Rubalcaba estaba «feliz y tranquilo», se sentía muy afortunado por dedicarse a la química, su otra gran pasión.

En todo este tiempo, a su lado siempre ha estado Pilar Goya. Con ella siempre ha vivido en la misma casa de Majadahonda, donde se instalaron al poco tiempo de casarse. Aunque no han tenido descendencia, el matrimonio siempre se ha volcado en sus sobrinos, convirtiéndose en unos segundos padres para todos ellos.