Winnie Harlow es la primera modelo con vitíligo
Winnie Harlow es la primera modelo con vitíligo - instagram

Winnie Harlow, primera modelo con vitíligo: «En el colegio me llamaban cebra»

La canadiense, de 19 años, coincidirá con Tyra Banks en el programa America’s Next Top Model después de una dura infancia marcada por intenciones suicidas

Actualizado:

«Según me fui haciendo mayor se me fue complicando la cosa. Cuanto más mayores son los niños, más crueles, y sufrí intimidaciones cuando la gente me llamaba cebra o vaca», reconoce Winnie Harlow. Esta modelo canadiense padece vitíligo, una enfermedad degenerativa de la piel que provoca la muerte de los melanocitos –células que intervienen en la pigmentación cutánea– y, por consiguiente, cambia su color hacia tonos más blancos. En su caso, el problema es más llamativo porque Winnie es negra y las manchas en su piel resaltan más.

[Aquí puedes ver una galería con sus fotos]

Aunque no tuvo una infancia fácil –se le diagnosticó vitíligo a los cuatro años–, a sus 19 años la vida ha dado un giro de 180 grados y le ha ofrecido la fama a borbotones. De hecho, incluso llega a bromear con su enfermedad: «La gente tiene la piel negra o blanca, y yo tengo ambas», reconoce sonriendo mientras recuerda con tristeza que su adolescencia estuvo plagada de pensamientos suicidas por los comentarios hirientes hacia su piel. Su traslado de Canadá a Estados Unidos le abrió un mundo de posibilidades que, hasta entonces, habían estado blindadas: convertirse en modelo.

Winnie Harlow es la primera modelo que padece vitíligo. Pese a las manchas en su cuerpo –simétricas en la cara–, esta joven estudiante de periodismo y amante de los viajes ha conseguido realizar su sueño: caminar sobre la pasarela. Pero su éxito más significativo no ha llegado hasta que coincidió con Tyra Banks –exángel de Victoria Secret's que recientemente ha sido rechazada por la marca de lencería al tener 40 años– en el programa America’s Next Top Model que se emitirá este verano.

Chantelle Brown-Young –su nombre artístico– se ve «viajando y participando en la Semana de la Moda. Si la vida tiene algo impresionante para mí estoy dispuesta a recibirlo». Aunque está centrada en su faceta como modelo, tampoco quiere dejar atrás sus estudios en comunicación: «Como periodista (si es que termino con buenos resultados) espero trabajar en París, Los Ángeles o posiblemente en Nueva York. Por ahora el mundo puede esperar», sostiene.