Escena porno grabada, a plena luz del día, delante del Wanda Metropolitano
Escena porno grabada, a plena luz del día, delante del Wanda Metropolitano

El aparcamiento del Wanda Metropolitano, escenario de la nueva película porno de Torbe

Los actores fueron pillados infraganti en el estadio del Atlético de Madrid y terminaron de rodar la cinta, a plena luz del día, junto a la ciudad deportiva del Real Madrid

MADRIDActualizado:

Ignacio Allende, más conocido como Torbe, ha vuelto a las andadas tras su salida de prisión y, tal vez, más polémico que nunca. El productor de cine porno ha escogido un inesperado escenario para rodar su nueva película, perteneciente a la serie «Sexo en Público»: el estadio Wanda Metropolitano.

Desde hace varios días el corto, de 16 minutos de duración, puede verse en su página web. En el aparcamiento del coliseo rojiblanco, frente a la entrada principal, dos actores porno mantienen relaciones sexuales, a plena luz del día. Hasta que los descubren. «Como venga alguien, verás. Agua, agua, agua. ¡Vienen coches!», grita la protagonista, Anita Teen, al tiempo que se sube los pantalones. Ella y su compañero de rodaje se meten inmediatamente en el coche, pero ya es tarde.

«Nos han pillado infraganti, aunque yo hubiese seguido», comenta él mientras buscan otra localización para terminar de rodar la escena. Pronto la consiguen: la ciudad deportiva del Real Madrid en Valdebebas. A ambos actores y productores que los acompañan, poco les importa las miradas de los viandates. Descaradamente, terminan de filmar.

«Una nueva entrega de la serie Sexo en Público. En esta ocasión os traemos una escena de la preciosa Anita Teen en el mismísimo Wanda Metropolitano de Madrid con algunos "problemas técnicos". Espero que disfrutéis de esta locura de escena (nunca mejor dicho)» se lee en la descripción del vídeo en la página web de Torbe.

Abusos sexuales y pornografía infantil

El productor vizcaíno quedó en libertad en 2016 tras pasar siete meses en la cárcel y después de pagar una fianza de 100.000 euros. Torbe fue acusado de varios delitos de abusos sexuales, difusión de pornografía infantil y trata de seres humanos. El juez consideró que él y sus compinches formaban una supuesta trama para captar jóvenes dispuestas a dedicarse al porno.

Todo saltó por los aires cuando una menor, víctima del productor, le denunció. La chica, ahora testigo protegida, aseguró que el rey del porno español la llevó a un hotel de lujo madrileño prometiéndole que cobraría mucho dinero. Allí se encontró con otra mujer, el jugador del Athletic de Bilbao Iker Muniain y otro deportista que no supo identificar.

La joven relató que las dos mujeres sufrieron «agresiones físicas y sexuales», ya que «si se negaban eran agredidas físicamente por ambos» hombres y que, además, no cobraron nada porque todas las ganancias se las llevó Torbe.

La versión del productor fue muy distinta. Aseguró que tras mantener relaciones sexuales se grabó con una camiseta del equipo de fútbol. Alardeando de sus amistades, Torbe le dijo que conocía a varios jugadores y envió el vídeo a futbolistas como David de Gea, Iker Muniain y Jonás Ramalho y concertó una cita. Según explicó Torbe, este último fue quien lo filtró. Al hacerse viral, fue cuando la chica puso la denuncia, declaró en su momento el productor.

La chica acusó a Muniain de abusar de ella y a De Gea de concertar la cita. La juez no hizo declarar a los futbolistas al no encontrar pruebas contra ellos.