El transporte público subirá en Madrid una media del 4,93% en 2009

SERVIMEDIA | MADRID
Actualizado:

El Consejo de Administración del Consorcio de Transportes de Madrid ha aprobado hoy una subida media del 4,93% en las tarifas del transporte público para el próximo año en la región, con los votos en contra del PSOE, los sindicatos UGT y CCOO y las organizaciones de consumidores.

En rueda de prensa, el consejero de Transportes e Infraestructuras, José Ignacio Echeverría, explicó que se produce una subida media del 4,93% en el precio del transporte público.

Mientras el billete sencillo seguirá costando un euro, el combinado sencillo para Metro y Metro ligero pasa de 1,90 a 2 euros, lo que supone un aumento del 5,26%. El Metrobús de 10 viajes pasará de los 7 euros actuales a 7,40 (5,71% de subida), al igual que el de Metrosur, Metronorte, Metroeste, TFM y Metro Ligero.

El billete combinado de 10 viajes para Metro y Metro Ligero pasa de 14 a 14,50 euros, mientras que el Abono Transportes para la zona A pasa de 43,50 a 46 euros, el B1 de 50,80 a 63,70 euros, el B2 de 57,30 a 60,60 y el B3 de 65,30 a 69, lo que implica un aumento del 5,7%.

El Abono Joven A pasa de 28 a 29,50 euros, el B1 de 31,80 a 33,50, el B2 de 36,10 a 38 y el B3 de 41,20 a 43,40 euros, lo que significa un aumento del 5,3%. El abono para la tercera edad pasa de 10,50 a 10,90 euros (3,81% de subida, mientras que la Tarjeta Azul baja de 10,50 5,50 euros, lo que significa un descenso del 47,6%.

Bajará un 20% el abono de discapacidad

Echeverría indicó que, como novedad para el año próximo, la Comunidad de Madrid rebajará un 20% el precio de los abonos transporte a aquellas personas con un grado de discapacidad igual o superior al 65%, reconocido por la Consejería de Familia y Asuntos Sociales. La medida entrará en vigor a partir del segundo trimestre de 2009.

El consejero añadió que, con el afán de favorecer a los colectivos económicamente más débiles, el Gobierno regional ha creado, en colaboración con el Ayuntamiento de Madrid, la nueva Tarjeta Azul, que permite viajar por la capital a personas mayores de 65 años o con discapacidad, que además cuenten con bajos recursos económicos.

Otras de las novedades para el año 2009 es la creación de un título de 10 viajes combinado para facilitar los traslados entre municipios colindantes que cuentan con distintos modos de transporte, evitando así que aquellos ciudadanos tengan que utilizar dos billetes diferentes, tal y como habían solicitado municipios como Alcorcón, Arganda del Rey, Boadilla del Monte, Fuenlabrada, Getafe, Leganés, Madrid, Móstoles, Pozuelo de Alarcón y Rivas Vaciamadrid.

Echeverría justificó la nueva subida del transporte como una forma de hacer frente al incremento de la electricidad y del gas anunciada para el próximo año, ya que la red de Metro de Madrid consume tanta energía eléctrica como una ciudad de 150.000 habitantes como Alcorcón y el 20% de los autobuses de la EMT funcionan con gas para automoción.

Además, agregó, el Consorcio ha puesto en funcionamiento durante el pasado ejercicio 13 nuevas líneas de autobús a los hospitales y ha ampliado otras 12 con un coste total de 14 millones de euros. "Igualmente, hay que tener en cuenta que los costes de personal para el año que viene sufrirán un aumento", subrayó.

Por su parte, el gerente del Consorcio Regional de Transportes, José Manuel Pradillo, puntualizó que, a pesar de esta revisión de las tarifas, las administraciones públicas que conforman dicho organismo continúan financiando el 60% del coste real del billete, al tiempo que comentó que "si sube la luz el 10% nos encogemos de hombros, pero si lo hace el transporte un 4,93%, protestamos".

Agresión al usuario

Esta nueva subida del transporte no ha vuelto a sentar bien a los consumidores, cuyo representante en el Consejo de Administración del Consorcio, Eustaquio Jiménez, que ha votado en contra, calificó de "barbaridad" el incremento y añadió que supone penalizar a los ciudadanos en momentos de desigualdad económica.

Según Jiménez, el Consorcio ha buscado "un argumento peregrino" y "un maquillaje imaginativo" para justificar el nuevo aumento de las tarifas, una idea respaldada por el representante del PSOE, Eugenio Morales, quien tachó la medida de "agresión clara al usuario del transporte público en una situación de crisis". Morales añadió que, cuando se subieron las tarifas el pasado mes de agosto, se dijo que era por el aumento del precio del petróleo, pero ahora no se dice que el importe del barril ha bajado de 150 a 50 dólares.